Adelgazar ayuda a revertir la diabetes en pacientes con peso normal

Las personas con diabetes tipo 2 y peso normal podrían revertir la enfermedad perdiendo el 10-15% de su peso, según un estudio que muestra que al adelgazar se restableció la producción adecuada de insulina en el páncreas.
Escrito por: Eva Salabert

18/10/2021

Perder 10-15% peso revierte la diabetes

La diabetes tipo 2, que afecta a uno de cada 11 adultos en todo el mundo mundo (415 millones de personas), está estrechamente vinculada a la obesidad, sin embargo, una nueva investigación que se ha presentado en la Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) ha comprobado que los pacientes diabéticos que tienen un peso normal pueden conseguir revertir la enfermedad si adelgazan lo suficiente.

Los resultados mostraron, en concreto, que la actividad de las células productoras de insulina en el páncreas se restableció en ocho de los 12 participantes que, a pesar de tener un índice de masa corporal (IMC) incluido en el rango de peso normal, perdieron entre el 10 y el 15% de su peso corporal. Además, en estas personas disminuyeron significativamente los niveles de grasa en el hígado y el páncreas.

Según ha declarado el profesor Roy Taylor, de la Universidad de Newcastle (Reino Unido) y principal investigador del estudio, este hallazgo apoya la hipótesis de que cada individuo tiene “un umbral personal de grasa”, es decir, un nivel de grasa corporal que podemos soportar, y que si lo superamos desarrollaremos una diabetes tipo 2 aunque nuestro peso continúe siendo normal, y también demuestra que perder peso puede beneficiar a los pacientes con esta enfermedad aunque no tengan sobrepeso.

Cada individuo tiene “un umbral personal de grasa” y si lo superamos desarrollaremos una diabetes tipo 2, aunque nuestro peso continúe siendo normal

“Los médicos tienden a asumir, sin embargo, que la diabetes de tipo 2 tiene una causa diferente en aquellos que no tienen sobrepeso –indica–. Esto significa que, a diferencia de los que tienen sobrepeso, a los que tienen un peso normal no se les suele aconsejar que pierdan peso antes de que se les administren medicamentos para la diabetes e insulina. Por el contrario, se tiende a empezar a administrarles insulina y otros medicamentos en una fase mucho más temprana”.

El exceso de grasa en el hígado y el páncreas, causa de diabetes

Estos resultados se obtuvieron en el ensayo Reversal of Type 2 Diabetes upon Normalisation of Energy Intake in the Non-obese (ReTUNE), en el que participaron 12 hombres y mujeres con diabetes tipo 2 y peso normal (con un IMC medio de 24,5) que siguieron una dieta de 800 calorías diarias durante dos semanas, a las que siguió un periodo de seguimiento de entre cuatro y seis semanas durante las que se les prestó apoyo para que mantuvieran su nuevo peso. Estas personas completaron hasta tres rondas de este ciclo de dieta/mantenimiento del peso hasta perder el 10-15% de su peso corporal. Al comienzo del ensayo y tras cada una de estas rondas se realizaron pruebas a los participantes, cuyos resultados se compararon, al finalizar el estudio, con los de individuos sin diabetes de su misa edad, sexo e IMC, que actuaron como controles.

“El tamaño de tu cintura debería ser el mismo que cuando tenías 21 años. Si no puedes entrar en la misma talla de pantalones corres el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, incluso si no tienes sobrepeso”

El peso medio se redujo 8,2 kg, pasando de 69 a 61,8 kg (una disminución del 11,9%). La grasa corporal total se redujo del 33,1% al 27,4%, en comparación con el 25,4% de los controles. La cantidad media de grasa en el hígado se redujo del 4,4% –más del doble de la que presentaban los controles– al 1,4%, la grasa del páncreas disminuyó de una media del 5,1% al 4,5%, y los niveles medios de triglicéridos cayeron drásticamente de 1,6 mmol/L a 1,0 mmol/L, igualándose a los de los controles. En ocho de los 12 participantes (67%), la diabetes remitió, definiéndose dicha remisión como un nivel de HbA1c (nivel medio de azúcar en sangre) inferior a 48 mmol/mol y sin medicación.

Según el profesor Taylor “estos resultados, aunque preliminares, demuestran muy claramente que la diabetes no está causada por la obesidad, sino por tener demasiado peso para el propio cuerpo. Se debe a un exceso de grasa en el hígado y el páncreas, sea cual sea el IMC –afirma–. En el hígado, este exceso de grasa impide que la insulina funcione normalmente. En el páncreas, hace que las células beta dejen de producir insulina”.

Este experto concluye que, “como regla general, el tamaño de tu cintura debería ser el mismo ahora que cuando tenías 21 años. Si no puedes entrar en la misma talla de pantalones ahora, estás cargando demasiada grasa y, por lo tanto, corres el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, incluso si no tienes sobrepeso”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD