PUBLICIDAD

El brote de ébola en RDC, declarado emergencia sanitaria internacional

El brote de ébola que se inició en agosto de 2018 en la República Democrática del Congo ha sido declarado por la OMS como una emergencia internacional de salud pública, tras confirmarse un caso en Goma, una gran ciudad del país.
Escrito por: Eva Salabert

18/07/2019

Científico mostrando mapa de expansión del brote de ébola

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha considerado que el brote de ébola que se declaró hace casi un año en la provincia de Kivu del Norte, en la República Democrática del Congo (RDC), constituye una emergencia de salud pública de carácter global. El anuncio se produce poco después de que se haya confirmado el primer caso (importado) en la ciudad de Goma, una de las más pobladas del país –tiene casi dos millones de habitantes– y que se encuentra cerca de la frontera con Ruanda.

Se trata de la cuarta ocasión en que la OMS declara esa medida excepcional, y los expertos del organismo pretenden con ello que la comunidad internacional se solidarice con las personas que residen en RDC, aunque el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha afirmado que la financiación debería estar siempre disponible para prevenir los brotes de ébola.

Desde que se declaró esta epidemia, y hasta el 15 de julio (menos de un año), ya se han producido 1676 fallecimientos, lo que la convierte en el brote más letal en RDC, y el segundo a nivel mundial tras la epidemia que en 2014 acabó con la vida de más de 11 000 personas en África Occidental.

La OMS recomienda que no se impongan restricciones de comercio ni de viajes, porque esto podría perjudicar la lucha contra la enfermedad

Según ha explicado Tedrós, a pesar de los intentos de acabar con la epidemia desde que comenzó en agosto de 2018, y de que se ha realizado un extraordinario trabajo en circunstancias muy difíciles, la decisión se ha tomado porque hay que concienciar a todos los países de la necesidad de redoblar los esfuerzos para erradicar esta amenaza, y ha pedido que no se estigmatice a la población afectada.

La alerta sanitaria no debe ser una excusa para cerrar las fronteras

Este experto también afirma que aunque no tienen pruebas de que se haya producido una transmisión local del virus en Goma, RDC o Uganda (donde se detectó un caso en junio), existe un riesgo ("muy alto" en la región, y "bajo" fuera de ella) de que la epidemia se propague, a pesar de lo cual ha destacado que recomiendan que no se impongan restricciones de comercio ni de viajes porque esto no solo no resultaría beneficioso, sino que incluso podría perjudicar la lucha contra la enfermedad.

De hecho, el Comité de Emergencia en Regulaciones de Salud Internacional para el brote de Ébola en RDC ha insistido en que se deben mantener las rutas de transporte y las fronteras abiertas para proteger a las personas que residen en las comunidades afectadas por el brote, y evitar que se utilice la declaración de emergencia para restringir el comercio o los desplazamientos, porque esto tendría consecuencias negativas tanto en el aspecto económico, como sanitario.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD