PUBLICIDAD

Virus Nipah
Algunas zonas del sudeste asiático han registrado brotes de infección por el virus Nipah. Aunque el cuadro que produce es muy grave y la mortalidad es alta, es poco probable que se produzcan epidemias generalizadas.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Qué es la infección por el virus Nipah

Murciélago de la fruta

No hay tratamiento específico para el virus Nipah.

El virus Nipah es un virus que ha aparecido en la prensa generalista recientemente por un brote activo en Kerala, India, en el mes de mayo de 2018. En realidad este virus ya se conoce desde hace veinte años, cuando se descubrió en una aldea de Malasia. Desde entonces ha habido pequeños brotes en Bangladesh. Las noticias sobre el virus son alarmantes por su alta tasa de mortalidad debido al cuadro clínico grave que produce. Pero, ¿debemos tenerle miedo? Veamos en qué consiste y por qué no es tan probable que haya epidemias similares a las causadas por el virus del Ébola.

Los murciélagos de la fruta o zorros voladores son el reservorio del virus Nipah y los cerdos actúan como huésped intermedio. Aunque sea un virus antiguo, el cambio del entorno con una deforestación creciente de su hábitat provocó el desplazamiento de los murciélagos a zonas suburbanas y urbanas para anidar en los árboles. Se considera que el cambio climático está provocando también una expansión de las zonas geográficas apropiadas para las especies de murciélagos que son huéspedes del virus Nipah.

Los afectados por este virus suelen ser personas que trabajan en contacto con cerdos o bien que recolectan o consumen savia o dátiles de palmeras datileras contaminada por las heces o la orina de los murciélagos. Por eso en algunos brotes la media de edad de los afectados es de 12 años, porque en estas zonas con frecuencia son niños y jóvenes los que suben a las palmeras para realizar las tareas de recolección.

El cuadro clínico que produce este virus suele ser extremadamente grave, con síntomas generales tipo pseudogripal que dan paso posteriormente a problemas respiratorios y a una encefalitis aguda (inflamación del cerebro). No hay tratamiento específico para esta enfermedad y a menudo los afectados no tienen acceso a unos cuidados sanitarios adecuados, lo que contribuye también a la alta tasa de mortalidad de esta infección.

A pesar de que las noticias sobre este virus son muy alarmantes, no parece que haya un claro riesgo de que se produzcan epidemias de grandes dimensiones por el virus Nipah por ser fundamentalmente zoonótico. La Organización Mundial de la Salud apoya y asesora a los servicios de salud pública de los países afectados. Las medidas fundamentales para evitar nuevos brotes pasan por medidas de higiene universales, además del cuidado adecuado del ganado porcino.

Actualizado: 12 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD