PUBLICIDAD

Identifican una futura diana para mejorar el tratamiento de la EII

Identifican una molécula –proteasa MT1-MMP– cuyo bloqueo puede mejorar el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), y que podría convertirse en una nueva diana terapéutica para combatir el Crohn o la colitis.
Escrito por: Eva Salabert

04/12/2019

Enfermedad de crohn y colitis ulcerosa

Una investigación realizada por científicos del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), y el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) ha identificado una potencial nueva diana terapéutica que podría ayudar a mejorar el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), entre las que se encuentran patologías como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Se trata de la proteasa MT1-MMP, una molécula que al ser eliminada de las células endoteliales que forman los vasos sanguíneos, en un modelo experimental de colitis en ratones, se ha conseguido reducir la duplicación de dichos vasos en el intestino inflamado y la gravedad de la colitis.

La actividad de la proteasa MT1-MMP es necesaria para que se produzca óxido nítrico, un potente agente vasolilatador

La enfermedad inflamatoria intestinal engloba a un conjunto de trastornos crónicos que actualmente no tienen curación, y que suelen manifestar síntomas y complicaciones –déficit nutricionales, oclusión intestinal, problemas reumatológicos, dermatológicos…– de forma intermitente, y que en algunos casos precisan el ingreso hospitalario del paciente, e incluso cirugía.

Personalizar el tratamiento de pacientes con EII

En la EII se produce una duplicación de los vasos sanguíneos en el intestino, aunque no se conocen bien las causas de ello. Los investigadores observaron que antes de duplicarse, los vasos sanguíneos se dilatan, y que la actividad catalítica de la proteasa MT1-MMP era necesaria para que se produjese óxido nítrico, un potente agente vasolilatador.

Comprobaron, además, que en los ratones que carecían de MT1-MMP, era menor la dilatación de los vasos del músculo cremaster –que cubre el testículo y el cordón espermático– y la de los del intestino, en respuesta a vasodilatadores, y que esta molécula ‘corta’ la proteína trombospondina-1 (TSP1) y genera un fragmento que, mediante su unión al receptor de adhesión celular integrina αvβ3, favorece la producción de óxido nítrico, la vasodilatación y la duplicación vascular.

Sergio Esteban, principal autor del estudio, que se ha publicado en EMBO Molecular Medicine, ha explicado que consiguieron disminuir la duplicación vascular en los ratones con colitis administrándoles un anticuerpo inhibidor de la proteasa MT1-MMP o de un péptido de TSP1 que bloqueaba su unión a la integrina αvβ3, por lo que la vía MT1-MMP/TSP1/integrina αvβ3 sería una nueva diana terapéutica para abordar estos trastornos inflamatorios crónicos, especialmente en pacientes con formas leves de EII, ya que se ha observado que estos presentan niveles más elevados en suero de TSP1.

Los investigadores afirman que los hallazgos del trabajo podrían contribuir a personalizar el tratamiento de las personas que padezcan EII, pero también el de otros pacientes cuyas patologías puedan empeorar a causa de la duplicación capilar, como el cáncer, por lo que tienen potenciales aplicaciones clínicas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD