Una técnica convierte órganos incompatibles en aptos para trasplante

Una nueva técnica –un cóctel de enzimas– logra eliminar los antígenos que causan el rechazo de un órgano trasplantado si donante y receptor no tienen el mismo grupo sanguíneo, lo que abre el camino a crear 'órganos universales'.
Escrito por: Eva Salabert

18/02/2022

Órganos universales para trasplantes

Para poder realizar un trasplante de órganos es necesario que donante y receptor sean compatibles, porque en caso contrario se produciría un rechazo agudo del órgano trasplantado. El grupo sanguíneo es un factor clave a tener en cuenta, ya que las personas con el grupo 0 no pueden recibir ni sangre ni órganos de aquellas con los grupos A, B o AB, pero sí pueden donar sus órganos o tejidos y su sangre a estas últimas, siempre que compartan el mismo factor RH, excepto en el caso de los individuos con grupo 0 y RH negativo que son considerados ‘donantes universales’. Los más afortunados son aquellos con grupo AB y RH positivo porque son compatibles con todos los demás, son ‘receptores universales’.

PUBLICIDAD

Debido a esto algunas personas tienen más dificultades para conseguir un órgano compatible y cuanto más tiempo estén en lista de espera más probabilidades hay de que su salud se deteriore. Ahora, un nuevo estudio realizado por investigadores canadienses en los Laboratorios de Investigación de Cirugía Torácica Latner y el Centro de Trasplante Ajmera de UHN (University Health Network) podría haber encontrado la solución a este problema haciendo que sea posible crear órganos ‘universales’ con los que no sea necesario tener en cuenta el grupo sanguíneo para que el trasplante resulte seguro.

Se trata de un gran avance hacia la creación de órganos tipo 0 universales, lo que mejoraría de forma significativa la equidad en la asignación de órganos y reduciría la mortalidad de los pacientes en lista de espera. “Con el sistema de compatibilidad actual, los tiempos de espera pueden ser considerablemente más largos para los pacientes que necesitan un trasplante dependiendo de su tipo de sangre”, ha declarado el Dr. Marcelo Cypel, Director Quirúrgico del Centro de Trasplantes de Ajmera y principal autor del estudio. “Tener órganos universales significa que podemos eliminar la barrera de sangre compatible y priorizar a los pacientes por urgencia médica, salvando más vidas y desperdiciando menos órganos”, añade.

PUBLICIDAD

Convertir un órgano del grupo A en un órgano del grupo 0

Los grupos sanguíneos están determinados por la presencia de antígenos en la superficie de los glóbulos rojos. Si una persona tiene un grupo A significa que sus hematíes presentan en su membrana exterior 'distintivos' (antígenos) de tipo A. Estos antígenos también se encuentran en los vasos sanguíneos que riegan los órganos y pueden desencadenar una respuesta inmunitaria si el cuerpo no los reconoce como propios. Por ejemplo, en el organismo de una persona con grupo 0 no hay antígenos A, B o AB y por eso su organismo los identifica como extraños y los ataca si entra en contacto con ellos.

“Tener órganos universales significa que podemos eliminar la barrera de sangre compatible y priorizar a los pacientes por urgencia médica, salvando más vidas y desperdiciando menos órganos”

Para evitar este problema los investigadores diseñaron un cóctel de enzimas (una combinación de FpGalNAc deacetilasa y FpGalactosaminidasa) y primero probaron con éxito su efectividad en células sanguíneas y tres muestras de arteria aorta humanas. Después usaron una plataforma de perfusión pulmonar Ex Vivo (EVLP) para probar el método en pulmones humanos que habían sido descartados para el trasplante. La perfusión ex vivo se emplea habitualmente para acondicionar los órganos y mantenerlos a una temperatura adecuada antes del trasplante, pero esta vez también se utilizó para infundir la combinación de enzimas y se usó otro pulmón como control para comprobar que la técnica era efectiva.

PUBLICIDAD

Comprobaron así que con el cóctel se eliminó el 97% de los antígenos tipo A que se encontraban en los vasos del pulmón en un periodo de cuatro horas. Los resultados de un experimento que simulaba las condiciones de un trasplante incompatible demostraron que los pulmones tratados fueron bien tolerados, mientras que los no tratados mostraron signos de rechazo.

La espera para el trasplante es más larga para los pacientes tipo 0

Los pacientes del tipo 0 tardan el doble de tiempo de promedio para recibir un trasplante de pulmón en comparación con los pacientes del tipo A, ha señalado la Dra. Aizhou Wang, científica asociada en el laboratorio del Dr. Cypel y primera autora del trabajo. “Esto se traduce en mortalidad”, dice Wang, ya que “Los pacientes que son del tipo 0 y necesitan un trasplante de pulmón tienen un 20% más de riesgo de morir mientras esperan que un órgano compatible esté disponible”.

PUBLICIDAD

Lo mismo sucede con otros órganos, afirma la experta, porque mientras un paciente que necesita un trasplante de riñón estará en lista de espera un promedio de cuatro o cinco años si su grupo sanguíneo es 0 o B, si es A o AB el periodo se reduce a dos o tres años. “Convertir todos los órganos al tipo 0 universal puede eliminar esa barrera por completo”, concluye Wang.

En España se han tomado medidas para evitar este retraso en el acceso a un trasplante fijando unos criterios de asignación que establecen que, salvo excepciones, los órganos de grupo 0 se trasplanten a receptores de grupo 0. Pero, en general, en todo el mundo, estos pacientes tardan más que el resto en recibir un trasplante. A pesar de ello, los datos de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) indican que en el caso del pulmón en 2021 el 50% de los pacientes de cualquier grupo sanguíneo se trasplantó en cuatro meses. Los de grupo 0, tardaron de mediana 123 días, mientras el grupo B, 109 y el A, 92.

Actualizado: 18 de febrero de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD