PUBLICIDAD

Donación de órganos y tejidos
España es líder mundial en la donación de órganos y tejidos, una práctica altruista que se puede hacer en vida o tras fallecer. Descubre los requisitos y trámites necesarios para ser donante y poder ayudar a salvar vidas.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Qué es la donación de órganos y tejidos y quién puede donar

Actualizado: 16 de Octubre de 2019

El ser humano está formado por un conjunto de órganos y sistemas que desempeñan un papel fundamental en el correcto desarrollo de los procesos vitales, como si se tratase del mecanismo de una máquina perfecta. Sin embargo, en ocasiones alguno de ellos puede fallar, normalmente debido a una enfermedad, y es entonces cuando el afectado requiere que se sustituya por otro sano para seguir viviendo, o para disfrutar de una buena calidad de vida.

Como a día de hoy solo las personas tienen la capacidad de crear órganos –aunque las impresoras en 3D cada vez avanzan más en este ámbito– la única manera de recibir uno capaz de reemplazar al que se ha dañado es la donación de órganos y tejidos por parte de otro individuo, una práctica generosa y altruista porque busca el bienestar de otros y se hace de manera desinteresada, sin obtener retribución alguna.

Requisitos para ser donante y qué se puede donar

Cualquiera que lo desee puede ser donante de órganos y tejidos. Existen dos maneras de hacerlo, mientras el donante está vivo, ofreciendo por ejemplo uno de los riñones o un trozo de hígado –pues se puede sobrevivir sin ellos–, o cuando ya ha fallecido. Sin embargo, una vez fallezca serán los facultativos médicos los que decidan si la persona puede serlo –ya que deberá estar sana–, y qué partes de su cuerpo pueden ser trasplantadas a otros pacientes que lo necesiten.

Donación de órganos y tejidos: persona viva

Esto principalmente dependerá de la causa del fallecimiento y de que no existiese ninguna enfermedad transmisible que pueda perjudicar al nuevo huésped. Para poder trasplantar los órganos o tejidos más tarde, la muerte del caritativo debe haber sido encefálica, con parada de las funciones cerebrales de manera irreversible, o una parada cardiorrespiratoria, pues así se puede mantener el cuerpo artificialmente desde que fallece hasta la extracción.

No todos los órganos o tejidos pueden ser utilizados por otra persona. Según la Organización Nacional de Trasplantes de España (ONT), a día de hoy las donaciones que se pueden realizan en vivo son de un pulmón, un riñón, parte del hígado, parte del páncreas o parte del intestino, además de tejidos, hueso, sangre y médula ósea.

Esta lista es mucho más amplia cuando se trata de un cadáver; en este caso se pueden obtener el hígado, los riñones, el estómago, el páncreas, el intestino, el corazón y los pulmones. Además, también se puede donar la piel, el hueso, los tendones, las válvulas cardiacas, las arterias, las venas, las córneas y los cultivos celulares de condrocitos, mioblastos o queratinocitos, aunque este tipo de donaciones pueden no ser tan inmediatas como las de órganos, pues no necesitan una corriente sanguínea continua.

Donación de órganos y tejidos: persona muerta

Según la Health Resources & Services Administration de Estados Unidos, también se pueden llegar a trasplantar las manos y el rostro, aunque es un procedimiento muy complicado y que solo se lleva a cabo con carácter excepcional.

España, líder mundial en donación y trasplantes

España es líder en trasplantes y donaciones en todo el mundo y lleva siéndolo 27 años consecutivos, con 48 donantes por millón de población (p.m.p.) según los últimos datos de la ONT de 2018. En esas fechas hubo 2.243 donantes gracias a los cuales se llevaron a cabo 5.314 trasplantes. Esto es así ya que con un solo cuerpo pueden hacerse tantos trasplantes como órganos en perfecto estado tenga la persona generosa tras su muerte.

Estas buenas cifras indican el éxito de las campañas de concienciación – especialmente cuando se acerca el 14 de octubre, Día Mundial de la Donación de Órganos, Tejidos y Trasplantes–, y gracias a algunas medidas adoptadas para optimizar la donación de órganos, con el fin de cumplir el Plan 50X22 de la ONT, cuya finalidad es alcanzar los 50 donantes p.m.p. y 5.500 trasplantes en 2022. Teniendo en cuenta los datos de cada parte del cuerpo, los trasplantes renales son los más numerosos, 3.310 en 2018, seguidos de 1.230 hepáticos, 321 cardiacos, 369 de pulmones, 82 de páncreas y 6 intestinales, unos datos que se han incrementado con respecto al año anterior.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD