Así logra el virus herpes hibernar en el sistema inmune de por vida

Desvelan el secreto de cómo la infección del virus del herpes entra en el organismo y se queda escondido en el sistema inmune toda la vida para evitar ser erradicado, lo que podría ayudar a encontrar una vacuna para prevenirlo.
Escrito por: Natalia Castejón

22/11/2021

Herpes: desvelan su siniestro secreto

Una vez que el virus del herpes simple de tipo 1 (VHS-1) infecta a una persona, éste le acompaña ya de por vida. Y es que, aunque parezca desaparecer tras el brote, el virus permanecerá latente esperando una bajada de defensas para atacar y volver a brotar. Ahora, un estudio ha descubierto la clave de esta infección, un truco siniestro con el que el VHS1 logra esconderse en el organismo durante toda una vida, lo que podría ayudar a desarrollar una vacuna preventiva.

Los herpes hibernan en el sistema nervioso periférico y se contagian por el contacto, bucal o genital. Se estima que la mitad de la población mundial tiene este virus

Los herpes son muy persistentes, pues hibernan en el sistema nervioso periférico sin ser detectados, evitando así que puedan ser erradicados. La investigación, llevada a cabo por miembros de la Northwestern Medicine (EE.UU.), también indica que es necesario encontrar una vacuna cuanto antes para evitar que el herpes invada el sistema nervioso y para reducir el número de personas infectadas, que se estima que se encuentra en la mitad de la población mundial.

El método de transmisión del virus VHS-1 es de boca a boca mediante contacto, y aunque en la mayoría de los casos no supone más que algo de dolor, picor y molestias en la zona labial, nasal o la piel, para algunos otros puede suponer ceguera o incluso encefalitis, que se da cuando infecta a otros tejidos. En el caso del VHS-2 –el herpes genital– también supone un riesgo, especialmente en las embarazadas, que pueden transmitírselo a los hijos durante el parto, dejándoles secuelas o causándoles la muerte.

El virus del herpes convierte a la célula en una fabrica de virus

Los resultados del estudio, publicado en la revista Nature, han desvelado cómo se infiltra el virus del herpes en el organismo. Lo hace secuestrando una proteína de las células epiteliales en un fenómeno de asimilación que le da acceso a viajar por el sistema nervioso periférico. “El virus necesita inyectar su código genético en el núcleo de la célula para replicarse. De este modo la reprograma para convertirla en una fábrica de virus. La gran pregunta es: ¿cómo entra en el núcleo de una neurona?”, expone el Dr. Greg Smith.

Las respuesta a esta pregunta, según el estudio, es mediante los microtúbulos de la célula, y se impulsaría gracias a dos proteínas motoras, la dineína y la kinesina, que iría asimilando a medida que se traslada célula a célula en dirección hacia el núcleo de la neurona. Por tanto, ahora que se sabe cómo el virus consigue colarse en el sistema nervioso, los investigadores creen que podrían dar con una manera de impedirlo.

“Si pudiéramos evitar que asimilara la kinesina, lograríamos inutilizar su capacidad para infectar al núcleo. Y de esta manera tendríamos una candidata a vacuna preventiva”

Según el Dr. Smith, “si pudiéramos evitar que asimilara la kinesina, lograríamos inutilizar su capacidad para infectar al núcleo. Y de esta manera tendríamos una candidata a vacuna preventiva”. Y es que, hay que pensar en los microtúbulos como una red ferroviaria que lleva a una meta, el centrosoma de la célula, en este caso, la dineína sería como el combustible que le hace avanzar hacia el centro y la kinesina hacia la periferia. Este viaje suele durar como unas 8 horas desde el extremo al centrosoma.

El motor de dineína no podrá acceder al centro, y no permitirá que el virus se infiltre en el núcleo. Será entonces cuando el herpes usará la kinesina asimilada previamente para permitirle introducir su material genético en el corazón de la célula. Este descubrimiento podría ser importante también de cara a otros virus, como el SARS-CoV-2, causante del COVID-19, o el VIH.

“Es la primera vez que observamos a un virus reutilizando una proteína celular para impulsar el proceso de infección. Es emocionante desentrañar los mecanismos moleculares que han permitido a estos virus evolucionar hasta convertirse en los patógenos más eficaces”, subraya Caitlin Pegg, primera autora.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD