Una vendedora del mercado de Wuhan posible primer caso COVID del mundo

Muchas dudas persisten aún sobre el origen del coronavirus causante de la pandemia mundial. Un informe de Science señala ahora a una vendedora de marisco del mercado de Wuhan como el primer caso conocido, corrigiendo a la OMS.
Escrito por: Natalia Castejón

19/11/2021

Pescadera de Wuhan: primer caso COVID

El origen del COVID-19 sigue siendo un misterio incluso años después de empezaran los casos. Del virus que ha provocado una pandemia mundial se ha dicho que proviene de los murciélagos y de China, concretamente del mercado de Wuhan, sin embargo, un informe publicado en la revista Science, ha cercado más todavía su procedencia, y relata que el primer caso podría ser una mujer llamada Wei Guixian, una vendedora de marisco de este ya conocido mercado chino, que comenzó a sentir síntomas de estar enfermedad entre el 10 y 11 de diciembre de 2019.

En la investigación, el científico estadounidense Michael Worobey ha reconstruido de manera cronológica y detallada todo lo acontecido en China entre diciembre de 2019 y enero de 2020, trazando una línea temporal que señala en el mercado de animales vivos de Wuhan los primeros casos de coronavirus en el mundo.

El primer caso de COVID-19 señala a una vendedora de marisco del mercado de Wuhan, con un inicio de la enfermedad el 11 de diciembre, anterior al primer caso apuntado por la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también ha llevado a cabo estudios –he incluso ha ido a visitar el mercado y las zonas aledañas– para intentar dar con el origen del virus que tiene en jaque al planeta. Esta investigación concluyó que la teoría que existía acerca de que el virus SARS-CoV-2 fue creado en un laboratorio estaba descartada, y que lo más probable era que hubiese infectado a los humanos de forma natural en los puestos de este mercado, en el que se comercializaban animales salvajes.

Los primeros casos están relacionados con el mercado de Wuhan

La segunda teoría que dio a conocer la OMS fue que el origen de todo estaba en un contable que vivía lejos de la localidad de Wuhan, pues informó de sus síntomas de COVID-19 el 8 de diciembre. Sin embargo, Worobey asegura que este hallazgo está equivocado en cuanto a su cronología y apunta a que realmente presentó síntomas varios días después de lo que se creía: el 16 de diciembre. Su hospitalización el 8 de diciembre pareció deberse a un problema dental.

“El inicio de sus síntomas se produjo después de múltiples casos en trabajadores del mercado de Huanan (en Wuhan), lo que convierte a una vendedora de marisco de ese lugar en el caso más temprano conocido, con un inicio de la enfermedad el 11 de diciembre”, indica la investigación.

El estudio señala que una gran parte de los primeros casos con síntomas de COVID-19 estaban relacionados con el mercado, concretamente con la sección occidental donde se encontraban enjaulados los perros mapache, e indica una serie de pruebas del origen de la pandemia en los mercados de animales vivos. Así, el primer informe público oficial realizado por la Comisión Nacional de Salud de Wuhan el 31 de diciembre relata que habían realizado búsquedas de casos e investigaciones retrospectivas relacionadas con el mercado de Huanan y habían encontrado 27 pacientes afectados. Cuarenta y uno de los primeros pacientes conocidos formaron la base de un estudio influyente que informó que el 66%, es decir, no todos los casos tempranos, tenían un vínculo con el mercado de Huanan.

Está claro que todavía se debe seguir investigando el origen de esta pandemia, algo que la OMS ha propuesto el mes pasado, y para lo que ha nombrado un grupo de expertos en el tema. De hecho, el autor de este trabajo en Science, recalca que no se debe esperar necesariamente que los primeros casos conocidos sean los primeros infectados o vinculados al mercado de Huanan: probablemente posfecharon el caso índice del brote por un período considerable porque solo menos del 7% de las infecciones por SARS-CoV-2 conducen a hospitalización; la mayoría de casos vuela por debajo del radar. De manera similar, se espera que los primeros casos comprobados de un mercado de productos del mar sean trabajadores que no estén necesariamente asociados directamente con las ventas de vida silvestre porque el brote se propagó de persona a persona. Lo más probable es que el caso índice fuera uno del 93% que nunca requirió hospitalización y, de hecho, podría haber sido cualquiera de los cientos de trabajadores que tuvieron incluso un contacto breve con mamíferos vivos infectados. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD