PUBLICIDAD

Inhibir una enzima previene el daño vascular debido a la hipertensión

Inhibir la actividad de la enzima mPGES-1, lo que también inhibe la producción de prostaglandina E2, evita que se produzca el daño vascular asociado a la hipertensión, según un estudio en ratones.
Escrito por: Eva Salabert

01/08/2018

Aparato para medir la tensión arterial

Investigadores españoles han identificado una enzima –la mPGES-1–, que está involucrada en los problemas vasculares que provoca la hipertensión arterial, ya que esta enfermedad está relacionada con una reducción de las respuestas vasodilatadoras, un aumento de la rigidez de las arterias y alteraciones estructurales en las mismas, que pueden desencadenar episodios adversos cardiovasculares como ictus o cardiopatía isquémica, y el deterioro de órganos diana.

En otras investigaciones ya se había observado que en las alteraciones vasculares provocadas por la presión arterial elevada intervienen diversos mediadores inflamatorios como ciertas prostaglandinas o las especies reactivas de oxígeno. Y según han mostrado los resultados del nuevo estudio, que se ha realizado en ratones, inhibir la actividad de la enzima mPGES-1 y, consecuentemente, inhibir también la producción de prostaglandina E2, evita que se produzca el daño vascular asociado a la hipertensión.

El bloqueo selectivo de la producción de PGE2 mediante la inhibición de la mPGES-1 podría prevenir el daño vascular asociado a la hipertensión

Estudio en ratones con hipertensión

En el estudio, que se ha publicado en la revista Hypertension, se usaron modelos animales de hipertensión, ratones que no expresan mPGES-1, y células inmunes de pacientes con riesgo cardiovascular elevado. Los autores del trabajo han explicado que observaron que las arterias de los ratones con hipertensión tenían una elevada expresión de mPGES-1, y que al eliminarla se evitaba el daño vascular provocado por la tensión arterial alta.

Comprobaron también que existía una relación significativa entre la expresión de dicha enzima en células mononucleares periféricas y el daño vascular que presentaban los pacientes y que, además, las especies reactivas de oxígeno desempeñaban un papel importante como mediadores responsables de este efecto. Según los investigadores, el bloqueo selectivo de la producción de PGE2 mediante la inhibición de la mPGES-1 podría constituir la opción terapéutica más segura para prevenir el daño vascular asociado a la hipertensión.

El equipo que ha llevado a cabo esta investigación está formado por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), el CIBERCV, y los Institutos de Investigación Biomédica de La Paz, Sant Pau (Barcelona, Navarra y Sevilla.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD