PUBLICIDAD

Noticias Salud al día

Cómo tratar y prevenir las picaduras de nigua

Las niguas son un tipo de ácaro rojo minúsculo, que a través de sus picaduras pueden provocar un intenso escozor e hinchazón, y si no se tratan adecuadamente pueden generar complicaciones. Descubre cómo prevenirlas.
Mujer se rasca tras sufrir picadura de nigua

Para calmar el picor recomiendan ducharse con agua caliente y lavar la zona con agua y jabón.

03 de Marzo de 2017

La pulga de la familia Trombiculidae, más conocida popularmente con el nombre de nigua (o 'pique' en algunos países latinos), es un tipo de ácaro rojo de seis patas y sin alas, que no puede verse a simple vista. Pertenece a la familia de los arácnidos y, a pesar de su minúsculo tamaño, las molestias que puede causar sobre un humano no son pocas. Sus picaduras pueden generar un intenso escozor e hinchazón. Si bien con un adecuado tratamiento las consecuencias no suelen ser graves, en algunos casos, las heridas generadas por el rascado pueden provocar infecciones o fiebre; aunque no se conoce que puedan transmitir enfermedades.

Síntomas de una picadura de nigua

Existen niguas adultas y niguas jóvenes, y solo estas últimas molestan a las personas. Estos minúsculos arácnidos se alimentan de las células de la piel humana y, para ello, realizan pequeñas perforaciones sobre la zona dérmica a la que se han adherido. Según el departamento de entomología de la Universidad de Kentucky (EE.UU.), las zonas del cuerpo más vulnerables a recibir las mordeduras de las niguas son aquellas donde la piel es más delgada, fina y arrugada, especialmente los pies.

La picadura de la nigua es indolora, y la persona afectada no comenzará a sentir los primeros síntomas hasta pasadas las primeras 24 horas

Una vez han hecho la picadura, inyectan su saliva, que contiene jugos digestivos que licúan las células y permiten que sean ingeridas por la nigua. La picadura de este tipo de ácaro es indolora; de hecho, la persona afectada no comenzará a sentir los primeros síntomas hasta pasadas las primeras 24 horas, momento en el que el perjudicado empezará a sufrir un intenso picor, que irá agravándose a medida que las ronchas rojas (fruto de la picadura) también vayan agrandándose. Su aspecto será similar a ampollas o espinillas, y tienden a aparecer en grupos, pudiendo durar su picor en torno a una semana.

Qué hacer frente a las picaduras de niguas

Las niguas no se quedan permanentemente en la piel del ser humano, sino que, pasados unos días y tras completar su alimentación, suelen abandonar el cuerpo dejando, eso sí, una roncha roja como recuerdo. Para calmar lo antes posible el intenso picor de dicha roncha, se recomienda:

  • Ducharse con agua caliente y frotar la zona afectada con agua y jabón. Esto es una buena manera de eliminar cualquier otra posible nigua que pudiera quedar en el cuerpo.
  • Aplicar medicamentos anti-picazón de venta libre para evitar rascarse.
  • Si no se dispone de acceso a los medicamentos de forma inmediata, poner un poco de hielo sobre la zona afectada para calmar el picor.

Las picaduras de este conocido ácaro rojo suelen curarse después de una semana. Sin embargo, si las molestias persisten más tiempo, se recomienda visitar a un profesional que, en caso necesario, podrá administrar inyecciones de esteroides para calmar la hinchazón y el picor.

Cómo prevenir las picaduras de nigua

Nigua
Nigua

La presencia de niguas es más común durante los meses de primavera y otoño, y los sitios más proclives a estar infestados por estos ácaros son todos aquellos que sean húmedos. También pueden encontrarse en bosques, alrededor de lagos y ríos, debajo de las rocas, o en zonas donde también suelen habitar un gran número de roedores, por ejemplo. Por ello, la mejor manera de prevenir que seamos víctimas de las picaduras de las niguas es evitar, en la medida de lo posible, frecuentar estas zonas.

En caso de que no haya otro remedio, se aconseja utilizar repelente de insectos que contenga una gran cantidad de N,N-Dietil-meta-toluamida (DEET) y aplicarlo sobre todo el cuerpo. También se aconseja aplicarlo sobre la ropa, pero con antelación; es decir, uno o dos días antes de exponernos a las zonas de riesgo. Es importante destacar que el uso de repelente no está aconsejado en bebés menores de dos meses.

Asimismo, con el fin de prevenir el contacto directo de las niguas con nuestra piel, se recomienda llevar prendas que nos cubran lo máximo posible. En este sentido, unas botas altas, unos pantalones largos, así como una camiseta de manga larga, son la mejor alternativa. Una vez que se sale de la zona infestada, se debe quitar y lavar la ropa que hemos usado de forma inmediata, y ducharse con agua caliente.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
Especial Diabetes
 

Especial

Diabetes

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

5%
de reducción de la vacunación del sarampión en niños de 2 a 11 años puede triplicar su incidencia en estas edades
'Fuente: 'Universidad de Stanford y Escuela de Medicina Baylor (Estados Unidos)''