PUBLICIDAD

Los anticolinérgicos podrían ser responsables del 10% de las demencias

Los fármacos anticolinérgicos, que se usan para tratar el párkinson o la depresión, podrían alterar las acciones de algunos neurotransmisores y ser los responsables de hasta el 10% de los casos de demencias.
Escrito por: Natalia Castejón

28/06/2019

Persona mayor con problemas de demencia

Se estima que el 50% de los mayores de 55 años toman algún anticolinérgico, medicamentos para tratar la depresión, el párkinson y la epilepsia, entre otros. Ahora una reciente investigación ha encontrado que estos fármacos podrían interferir en algunas tareas de los neurotransmisores y ser los responsables de hasta el 10% de los casos de demencia.

El estudio, que ha visto la luz en la revista JAMA Internal Medicine, ha sido llevado a cabo por los investigadores de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) tras analizar durante más de 10 años el consumo de estos medicamentos en 58.769 pacientes mayores de 55 años con demencia y a 225.574 personas de la misma edad, pero sin ninguna enfermedad neurodegenerativa.

Los anticolinérgicos interfieren en las conexiones neuronales

Los resultados indicaron que los fármacos anticoligérnicos, tales como los antipsicóticos, antidepresivos, antiepilépticos o los usados para tratar el párkinson o la incontinencia urinaria, si eran tomados durante tres años o más aumentaba un 50% el riesgo de desarrollar deterioro cognitivo grave. Esta asociación no se encontró en el caso de los anticoligérnicos gastrointestinales o los antihistamínicos.

Tomar durante tres años o más medicamentos anticolinérgicos podría aumentar hasta un 50% el riesgo de deterioro cognitivo grave

Esto ocurre porque este tipo de medicamentos bloquean la acción de la acetilcolina en el cerebro –un neurotransmisor que interviene en el envío de impulsos nerviosos– y mantener esta situación durante un periodo alargado en el tiempo podría acabar pasando factura a las células cerebrales.

La investigación es observacional, por lo que no se pueden establecer criterios de causa-efecto, sin embargo, los autores han indicado que si se confirma esta causalidad los fármacos anticolinérgicos podrían estar detrás del 10% de los casos de demencia, un dato superior a otros factores de riesgo como el sedentarismo (6,5%), la mediana edad (5%) o la diabetes (3%).

No obstante, los autores de la misma recuerdan que son los profesionales sanitarios los que deben valorar los riesgos y beneficios de recetar este tipo de medicamentos o considerar alternativas cuando sea posible, tanto en personas de mediana edad como en adultos mayores.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD