Parálisis cerebral
Una de cada dos mil personas sufren parálisis cerebral. No suele haber dos casos iguales, y sus consecuencias pueden ir desde problemas de movilidad al retraso mental. Conoce cómo abordarlo.

Qué es la parálisis cerebral y causas

Actualizado: 5 de octubre de 2021

La parálisis cerebral (PC) es un trastorno en el desarrollo motor, de carácter crónico y no progresivo, secundario a una lesión cerebral, producida generalmente durante el crecimiento intrauterino, pero que también puede ocurrir en el momento del parto (por falta de oxígeno durante el periodo de expulsión, por ejemplo), o durante los dos primeros años de vida del bebé, mientras su cerebro aún se está desarrollando (traumatismos, infecciones…), y que afecta a la capacidad para moverse y mantener la postura o el equilibrio. Se trata de la causa más frecuente de discapacidad en la infancia.

No es una enfermedad específica, sino un grupo de trastornos de causas variables, que puede presentar síntomas muy leves o muy graves. Las lesiones propias de la parálisis cerebral se traducen en una dificultad para controlar las funciones del sistema motor, y el afectado puede presentar espasmos o rigidez muscular, movimientos involuntarios, falta de coordinación, o trastornos en la postura o la movilidad del cuerpo. Dependiendo de la extensión y localización de la lesión, pueden existir otros problemas como retraso mental, dificultades para hablar o en el aprendizaje, o deficiencias visuales o auditivas.

Se estima que dos de cada mil personas padecen parálisis cerebral, porcentaje que se eleva a diez de cada mil cuando se trata de bebés prematuros o con bajo peso al nacer. Esta prevalencia se mantiene estable en los países desarrollados, pero gracias a los avances en tratamientos y cuidados, la esperanza de vida de los afectados ha aumentado en los últimos años, por lo que se ha incrementado el número de pacientes. Según datos de ASPACE unas 120.000 en España padecen esta patología discapacitante. 

Los grados de parálisis cerebral puede ser variables, teniendo en algunos afectados un impacto apenas perceptible en sus vidas, mientras que para otros supone depender de terceras personas para desempeños básicos de su día a día, y de elementos de ayuda para caminar (sillas de ruedas, exoesqueletos…).

Causas de parálisis cerebral

En la mayoría de los casos la lesión de la parálisis cerebral infantil se produce durante el embarazo a causa de infecciones intrauterinas, procesos vasculares, malformaciones cerebrales, causas genéticas, etcétera.

Se ha demostrado que más de la tercera parte de los niños afectados pesaban menos de 2,5 kg al nacer, por lo que la causa probable en estos casos es la anoxia cerebral (falta de oxígeno), normalmente complicada con hemorragias internas, asociadas a prematuridad y bajo peso. El traumatismo en el parto también es una posible causa.

Menos del 10% de los casos se deben a problemas surgidos tras el nacimiento del bebé a término, y entre las posibles causas destacan: meningitis, encefalitis, infecciones severas, traumatismos, accidentes vasculares…

En algunos casos no es posible determinar la causa de la parálisis cerebral.

Creado: 7 de marzo de 2011

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD