Análisis de heces
El análisis de heces –restos de los alimentos que no se han podido digerir ni absorber– es una prueba sencilla y barata que permite detectar enfermedades de todo el tubo digestivo y las glándulas asociadas.

Cuándo se hace un análisis de heces

Actualizado: 14 de septiembre de 2017

El análisis de heces es una prueba que se utiliza con cierta frecuencia en la medicina porque no supone grandes molestias realizarla, es barata, y puede aportar mucha información útil. Sin embargo, la información que aporta se limita al tubo digestivo y glándulas asociadas principalmente, por eso sólo se pide cuando se sospechan alteraciones a estos niveles que no se pueden estudiar mediante el análisis de sangre o el análisis de orina, que son más cómodos de recoger.

Las enfermedades en las que más se solicita un análisis de heces son:

  • Enfermedad inflamatoria intestinal: colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn.
  • Malabsorción intestinal: desde una celiaquía hasta una enfermedad de Whipple. Hay decenas de otras causas.
  • Insuficiencia pancreática: cuando el páncreas no segrega las enzimas necesarias para la digestión.
  • Cáncer en el tubo digestivo: puede conducirnos hacia ese diagnóstico, aunque suele ser en una fase demasiado tardía.
  • Infecciones: como la salmonelosis, giardiasis, amebiasis, etcétera.

Creado: 19 de febrero de 2014

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD