PUBLICIDAD

La biopsia corial es una prueba que se recomienda realizar a una embarazada solo en las siguientes situaciones, relacionadas, como en el caso de la amniocentesis, con un embarazo de riesgo:

  • Alto riesgo de enfermedades cromosómicas en el embrión calculado por el cribado que se realiza a todas las mujeres embarazadas (se utiliza ecografía y parámetros analíticos).
  • Estudio de enfermedades moleculares o bioquímicas que, aunque no provoquen malformaciones físicas, pueden comprometer la vida del feto fuera del útero materno.
  • Hijos o fetos no nacidos previos con enfermedades genéticas.
  • Padre o madre con alteraciones genéticas conocidas.
  • Confirmación de estudios preimplantacionales, es decir, los que se realizan en los óvulos fecundados antes de que se implanten en el útero.
  • Alteraciones en el crecimiento o desarrollo del feto detectado mediante ecografías en el primer trimestre, incluso cuando el cribado ha sido negativo o indeterminado.

Por lo tanto, la biopsia de corion es un método diagnóstico de enfermedades genéticas y malformaciones del feto con una alta precisión. No se recomienda utilizarla si los padres han decidido continuar con el embarazo independientemente de cuál sea el resultado de la prueba.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD