Pérdida de bienestar fetal, cómo detectarlo

La pérdida de bienestar fetal durante el embarazo o el parto puede tener graves consecuencias para el bebé. Explicamos por qué puede suceder, las señales y pruebas para detectar el sufrimiento fetal y cómo se actúa.
Sufrimiento fetal: causas, riesgos y cómo detectarlo

Actualizado: 8 de septiembre de 2021

Pérdida de bienestar fetal o sufrimiento fetal son palabras que todas las embarazadas temen oír. Pero, ¿qué quieren decir exactamente los ginecólogos cuando las pronuncian y qué es lo que sucede? “La sospecha de pérdida de bienestar fetal es un concepto obstétrico que se refiere a cambios en la frecuencia cardiaca del feto durante el parto y que pueden ser indicativos de que hay algún problema en su oxigenación”, nos comenta el Dr. José Luis Prieto Alonso, ginecólogo del Hospital Nuestra Señora del Rosario, de Madrid. También se conoce como sufrimiento fetal agudo o distrés fetal y es una grave complicación que se puede producir al final del embarazo (hablaríamos de sufrimiento fetal crónico) o de forma repentina en el parto (sufrimiento fetal agudo), y que en muchos casos puede precipitar una cesárea.

Tu bebé mientras se encuentra en tu útero recibe el oxígeno no del aire, como lo respiras tú y él lo hará cuando nazca, sino a través de la placenta y el cordón umbilical, a donde llega sangre oxigenada de la madre. Cuando por diversos motivos no le llega suficiente cantidad de esa sangre repleta de oxígeno (hipoxia) se produce esa pérdida de bienestar fetal y esto puede tener como consecuencia daños irreversibles en su cerebro –como la parálisis cerebral– y en otros órganos (riñones, aparato respiratorio, vías urinarias…), o un crecimiento intrauterino retardado, y en el peor de los casos el fallecimiento de la criatura.

Todo ello hace necesario que el feto esté monitorizado y se realicen las pruebas pertinentes para comprobar su estado de bienestar fetal, y en caso de detectar que algo va mal, los profesionales médicos puedan actuar con celeridad.

Síntomas que alertan del sufrimiento fetal

La madre no siempre puede detectar que su futuro bebé está experimentando una pérdida de bienestar fetal, aunque hay algunos síntomas que pueden dar una pista:

Cómo se detecta la pérdida de bienestar fetal

Por suerte, hoy las mujeres embarazadas acuden periódicamente a controles ginecológicos que precisamente permiten detectar situaciones que pueden provocar que el bebé reciba menos oxígeno y, por lo tanto, la pérdida de bienestar fetal. También en el parto se realizan pruebas para detectar este posible sufrimiento fetal, mediante la detección de alteraciones en la frecuencia cardíaca, una reducción del movimiento fetal o la presencia de variaciones en el líquido amniótico:

  • Ecografía para detectar la pérdida de bienestar fetal

    Ecografía

    “Con la ecografía durante el embarazo vamos viendo cómo evoluciona el riego sanguíneo del feto dentro del útero”, nos señala el ginecólogo del Hospital Nuestra Señora del Rosario.

  • Amnioscopia para detectar la pérdida de bienestar fetal

    Amnioscopia

    Con la amnioscopia se puede ver el líquido amniótico antes del parto y comprobar su color. Como ya hemos comentado, si está oscuro es síntoma de pérdida de bienestar fetal.

  • Monitorización fetal

    Monitorización fetal

    Gracias al monitor fetal hoy se puede saber cuál es la frecuencia de los latidos del corazón del bebé en el embarazo y en el parto, y de las contracciones uterinas. Lo normal es que el corazón del feto lata entre 120 y 160 veces por minuto, con una variabilidad de entre 5 y 25 latidos. En el parto, cuando se produce una contracción, su ritmo cae, pero se recupera cuando esta termina. Modificaciones en este patrón es lo que suele preocupar a los médicos:

    • Cuando la gráfica muestra que el latido del bebé apenas presenta oscilaciones.
    • Cuando hay deceleraciones variables (el latido pasa de 160 a 100 en un minuto).
    • Cuando presenta bradicardias (el ritmo cardiaco se mantiene por debajo de la media durante mucho tiempo) o taquicardias (latidos por encima de la media).

    Hay que tener presente que el monitor fetal no es un prueba diagnóstica 100 por cien. Un mal registro no demuestra que algo vaya mal, sino simplemente que quizás el bebé no esté bien y que por eso hay que realizar otras pruebas para ver lo que realmente ocurre.

  • Medición del pH para detectar la pérdida de bienestar fetal

    Medición del pH

    Esta prueba se realiza durante el parto, cuando el monitor fetal presenta anomalías. Del cuero cabelludo del bebé se toma una pequeña muestra de sangre y se analiza. Cuando el pH está bajo se considera que el bebé no recibe suficiente oxígeno.

  • Pulsioximetría para detectar la pérdida de bienestar fetal

    Pulsioximetría

    Cuando en el parto se detecta una disminución de la frecuencia fetal, se realiza la prueba de pulsioximetría, que mide la saturación de oxígeno en sangre del feto. Para ello, colocan un sensor en la mejilla del bebé o en la cabecita, que detecta la hemoglobina en sangre y permite saber si está bien oxigenado o no.

Por qué ocurre la pérdida de bienestar fetal

Existen muchos motivos que impiden que el feto tenga una buena oxigenación y ello pueda desembocar este distrés fetal, los más habituales son:

  • Problemas en la placenta

    Problemas en la placenta

    Como ya hemos comentado, la llegada de sangre oxigenada al bebé se produce a través de la placenta, por el cordón umbilical. Si en este órgano se produce una alteración, el flujo sanguíneo materno-fetal puede disminuir, o incluso interrumpirse de golpe, como sucede con el desprendimiento de la placenta de la pared del útero. Pero en otras ocasiones “puede haber una restricción del aporte de oxígeno al feto desde hace tiempo, en general por problemas placentarios crónicos”, explica el Dr. Prieto. Así ocurre cuando se detecta placenta previa (se inserta en la zona baja del útero), o insuficiencia placentaria o placenta envejecida. 

  • Hipertensión en el embarazo

    Problemas circulatorios maternos

    Que dificultan la llegada de sangre oxigenada, como “la hipertensión arterial o problemas de coagulación”, apunta el ginecólogo. Enfermedades como una insuficiencia respiratoria, la preeclampsia o la diabetes son factores de riesgo.

  • Anomalías en el cordón umbilical

    Anomalías en el cordón umbilical: 

    “Puede ser una causa de pérdida de bienestar fetal la compresión momentánea del cordón debido a una circular o vuelta en el cuello del feto”, señala el Dr. Prieto. También cuando el cordón es corto o se produce un prolapso del cordón (cuando en el parto sobresale antes que el bebé), el feto puede recibir menos oxígeno del que precisa.

  • Problemas cardíacos en el feto

    Patologías fetales

    Como alteraciones cardiacas o anemia fetal por incompatibilidad del Rh.

Factores de riesgo para que se produzca sufrimiento fetal

La falta de oxígeno en el feto puede ocurrir de forma abrupta en el parto, o gradual en el embarazo. Estos problemas “suelen estar relacionados con enfermedades previas de la madre o sobrevenidas durante el embarazo”, señala el doctor Prieto.

Estas dificultades se dan con más frecuencia cuando se dan los siguientes factores en la gestante:

Cómo actuar si se detecta sufrimiento fetal

Si el ginecólogo o profesionales encargados de monitorizar al bebé detectan una reducción o pérdida de bienestar fetal las medidas a tomar van a depender mucho de si la madre está de parto, o no. Así, actuarán como la emergencia que es de la siguiente manera:

  • Si es una problema que se detecta en el embarazo (sufrimiento fetal crónico), “lo que se valora es el momento de terminar el parto, si se puede dejar evolucionar espontáneamente o si conviene inducirlo y terminarlo antes de tiempo”, afirma el Dr. José Luis Prieto. Lo que hay que tener presente es que no siempre que se detecta pérdida de bienestar fetal se provoca el parto, “hay que valorar cada caso y la gravedad de la sospecha”, insiste el ginecólogo.
  • Si la paciente está de parto (sufrimiento fetal agudo) –lo que ocurre en la gran mayoría de casos (en torno al 85%)– “y si es un caso agudo se valora el modo y la necesidad más o menos urgente de terminar el parto y la vía del mismo, vaginal u abdominal, por cesárea”, nos comenta el doctor Prieto.
Control de la frecuencia cardíaca en en embarazo

¿Se puede prevenir la falta de bienestar fetal?

Cuando ocurre de forma brusca en el parto no es posible prevenir nada, aunque con los controles ecográficos en la gestación sí es posible detectar algunas circunstancias que pueden provocarlo, como las vueltas del cordón umbilical.

“Mas que prevenir, un buen control del embarazo nos ayudará a detectar los problemas que pueden provocar pérdida de bienestar fetal lo antes posible”, concluye el Dr. José Luis Prieto.

Igualmente, nada más nacer el bebé se llevan a cabo algunas pruebas (test de Apgar y ph del cordón umbilical) cuya utilidad también pueden ayudar no tanto a prevenir la pérdida de bienestar fetal, pero sí a detectarla y actuar en consecuencia.

Creado: 6 de septiembre de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD