PUBLICIDAD

Pruebas médicas
Pulsioximetría
La pulsioximetría es una prueba médica que permite conocer los niveles de oxígeno en la sangre, para diagnosticar situaciones de insuficiencia respiratoria sin necesidad de realizar análisis ni intervenciones invasivas.
Escrito por David Saceda Corralo, Médico Interno Residente, especialista en Dermatología Medicoquirúrgica y Veneorología

Qué es una pulsioximetría

Pulsioximetría

La pulsioximetría es una prueba diagnóstica que se utiliza constantemente en los hospitales y las urgencias médicas. Con ella podemos conocer la cantidad de oxígeno que hay en la sangre sin realizar una extracción de sangre, a diferencia de lo que sucede en la gasometría arterial.

El oxígeno pasa a la sangre a través de los alveolos del pulmón y se transporta dentro de los glóbulos rojos, unido a la hemoglobina. La hemoglobina es un conjunto de proteínas con una molécula de hierro, que es donde se fija el oxígeno y cuando eso sucede las proteínas cambian de forma. La pulsioximetría aprovecha esta característica para medir el oxígeno de la sangre.

El aparato que se utiliza es un pulsioxímetro, una pequeña pinza que se coloca en la punta de cualquier dedo de las manos. En un extremo tiene un emisor de luz y en el extremo de enfrente un receptor. La luz atraviesa el dedo y se altera con la hemoglobina oxigenada, de tal manera que cuantas más moléculas de hemoglobina haya ocupadas con oxígeno más se alterará el haz de luz.

Las alteraciones del haz de luz se recogen por el receptor del pulsioxímetro, ahí se interpretan, y dan un valor numérico que representa el porcentaje de oxígeno que hay en la sangre. La prueba dura unos instantes, no representa ninguna molestia para el enfermo, y puede ayudar a iniciar un tratamiento o a realizar otras pruebas rápidamente.

Actualizado: 31 de Mayo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD