PUBLICIDAD

Pie de atleta
Las piscinas, duchas y las superficies cálidas y húmedas son el caldo de cultivo habitual del hongo que provoca el pie de atleta. Conoce cómo prevenir la reproducción y propagación de estos agentes infecciosos.

Causas del pie de atleta

Causas del pie de atleta
La humedad y el calor son condiciones necesarias para que proliferen los hongos que causan el pie de atleta.

Actualizado: 19 de julio de 2016

En el 98% de los casos la causa de la aparición del pie de atleta se debe a hongos dermatofitos. Este tipo de infecciones donde el agente infeccioso es un hongo se denominan micosis. En el resto de los casos se debe a la acción de levaduras como cándida o a alguna bacteria.

El Trichophyton rubrum es el hongo más implicado en su origen, aunque otros similares como el Trichophyton mentagrophytes, Epidermophyton floccosum y Trichophyton mentagrophytes interdigitale se han identificado en otros casos de esta patología.

Estos hongos infectan tejidos que se encuentran queratinizados y proliferan en ambientes cálidos y húmedos. Por ello, llevar calzado cerrado, especialmente si al paciente le sudan mucho los pies, favorece las condiciones necesarias de humedad y calor para que los hongos se reproduzcan. Al tratarse de una infección contagiosa, el riesgo de transmisión se incrementa al usar piscinas públicas y gimnasios sin tomar las debidas precauciones.

Podemos considerar algunos factores de riesgo para el desarrollo de una infección por pie de atleta:

  • Deporte: algunos calzados deportivos muy cerrados, por su menor transpiración, pueden favorecer el pie de atleta, por ejemplo, las botas de esquí. También otros deportes como la natación predisponen a ella por la transmisión a través del pie mojado.
  • Climatología: muy frecuente en climas cálidos por la mayor producción de sudor.
  • Humedad: mantenerse con los pies húmedos durante demasiado tiempo o no secarlos debidamente.
  • Hiperhidrosis: la mayor sudación de algunas personas favorece el desarrollo de esta entidad.
  • Fármacos: antibióticos, corticoides, pueden alterar la flora de la piel de los pies e interdigital y favorecer un sobrecrecimiento de hongos.
  • Enfermedades: las patologías crónicas, que alteran las defensas, así como los problemas vasculares que conllevan alteraciones de la calidad de la piel, pueden ofrecer una exposición mayor a contraer pie de atleta.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD