PUBLICIDAD

Sensibilidad química múltiple
La sensibilidad química múltiple es una entidad discutida aún por la medicina, que consiste en la aparición de ciertos síntomas cuando el afectado se expone a estímulos ambientales considerados inocuos.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Causas de la sensibilidad química múltiple

Causas de la sensibilidad química múltiple

La sensibilidad química múltiple (SQM), al igual que la fibromialgia o el síndrome de fatiga crónica, se podría englobar dentro de los síndromes de sensibilización central. Se considera que hay una hiperexcitabilidad del sistema nervioso central y del sistema inmunológico que genera síntomas de diverso tipo, exagerados en intensidad para el tipo de estímulo que los ha iniciado, y que a menudo persisten en el tiempo a pesar de la desaparición del estímulo.

No se puede decir que haya una única causa que por sí misma pueda producir los síntomas de una sensibilidad química múltiple. La combinación de factores que pueden acabar produciendo un cuadro que se considere compatible con este diagnóstico son tanto genéticos, como epigenéticos (factores ambientales que influyen en la expresión genética en unas pocas generaciones sin consistir en mutaciones) y ambientales.

Respecto a la genética, queda mucho por investigar, pero ya se ha visto por ejemplo que hay polimorfismos relacionados con enzimas que metabolizan diversas sustancias como la citocromo P450 reductasa, la glutatión-S-transferasa, la N-acetiltransfersa, o la superóxido dismutasa. Asimismo, hay variantes de la sintasa de óxido nítrico que se han comprobado que están relacionadas con SQM.

Sin embargo, una genética predisponente por sí sola no produce una sensibilidad química. Factores epigenéticos como la exposición materna o de la abuela a ciertos tóxicos (incluyendo el tabaco), o incluso el estrés psicosocial materno durante el embarazo, pueden influir en la programación de los ejes neuroendocrinos de estrés del feto, lo que puede determinar igualmente una cierta predisposición a la SQM. Asimismo, los abusos o las experiencias adversas de la infancia (en los primeros 18 años de vida) influyen en esta programación.

Finalmente, la sensibilidad química múltiple es una entidad que se conoce en el momento actual de forma exclusiva en los países desarrollados. El estilo de vida occidental indica que el ambiente, con una nutrición proinflamatoria, con poca implantación de la lactancia materna, una alteración significativa de la microbiota, y un tipo de estrés psicosocial para el que no estamos preparados, pueden acabar por desencadenar los síntomas de la SQM por mecanismo fisiopatológicos no del todo conocidos pero en los que se han implicado alteraciones neurofisiológicas y neuroinmunoendocrinas.

Actualizado: 20 de Julio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD