PUBLICIDAD

Salud al día
Sensibilidad química múltiple
La sensibilidad química múltiple es una entidad discutida aún por la medicina, que consiste en la aparición de ciertos síntomas cuando el afectado se expone a estímulos ambientales considerados inocuos.
Escrito por Dra. Sari Arponen, Especialista en Medicina Interna y enfermedades infecciosas del Hospital Universitario de Torrejón

Diagnóstico de la sensibilidad química múltiple

Médico realizando un diagnóstico de la enfermedad sensibilidad química múltiple

No hay ninguna prueba diagnóstica específica para la sensibilidad química múltiple (SQM). Los síntomas no son específicos y pueden aparecer en muchos otros cuadros patológicos. Además, es frecuente que en la SQM haya asociación con patologías como tiroiditis autoinmune, asma bronquial, reflujo esofágico, síndrome de intestino irritable, esteatosis hepática, y diversas patologías psiquiátricas como depresión o trastorno ansioso-depresivo.

En la exploración física pueden aparecer algunas alteraciones igualmente no específicas de SQM. Algunos de estos hallazgos son el enrojecimiento de la piel o diversos tipos de eccemas, la distensión abdominal o el aumento del perímetro abdominal. También puede haber alteraciones del ritmo cardíaco y un ritmo respiratorio más elevado de lo normal. Las pruebas complementarias como analíticas, o pruebas de imagen o de alergias, no permiten diagnosticar la sensibilidad química múltiple, pero son fundamentales para descartar otras enfermedades que puedan estar causando los síntomas.

La SQM es un diagnóstico de exclusión por definición. Esto quiere decir que antes de poder decir que un paciente tiene sensibilidad química múltiple se ha de realizar un estudio que permita descartar previamente otro tipo de patología con una causa determinada o un tratamiento específico. Por desgracia, hay algunas patologías que están infradiagnosticadas y que pueden dar una sintomatología parecida o solapada con la que se atribuye a la SQM.

Así, por ejemplo, algunos pacientes del 90% de celíacos adultos no diagnosticados pueden acabar llevándose la etiqueta de “SQM” cuando en realidad su cuadro se debe a la ingesta de gluten. El SIBO (sobrecrecimiento bacteriano de intestino delgado) puede dar lugar asimismo a múltiples síntomas de diversos sistemas y aparatos del organismo sin que a menudo se piense en esta entidad, poco conocida aún por muchos médicos. La histaminosis alimentaria no alérgica es otro cuadro poco reconocido que puede dar lugar a síntomas similares

Para el diagnóstico se utilizan diversos cuestionarios autoadministrados como el UTHS (University or Toronto Health Survey), el IEISI (Inventario de Síntomas de Intolerancia Ambiental Idiopática), el EESI (Inventario de Exposición y Sensibilidad Ambiental), o su versión reducida, el QEESI. El QEESI se ha traducido al castellano y se ha adaptado a la población española.

Actualizado: 20 de Julio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD