PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Intolerancia a la sacarosa
La intolerancia a la sacarosa es una enfermedad no muy frecuente pero que puede ocasionar bastantes trastornos digestivos si no se ajusta la dieta correctamente. Conoce qué alimentos te conviene evitar.
Escrito por Arantza Ruiz de las Heras, Dietista-Nutricionista, Complejo hospitalario de Navarra

Qué es la intolerancia a la sacarosa

La sacarosa es el azúcar común, azúcar blanquilla o azúcar de mesa. Este azúcar de rápida absorción debido a la breve longitud de su molécula, resulta de la combinación de dos monosacáridos, que los componentes más pequeños dentro del grupo de los hidratos de carbono, y son una molécula de glucosa y otra de fructosa. Al contener dos moléculas de sacáridos o azúcares, la sacarosa es un disacárido.

La intolerancia a la sacarosa consiste en una alteración que se produce a nivel digestivo, concretamente en la zona intestinal, debido a la ausencia o escasa presencia de la enzima o proteína encargada de separar las dos moléculas de la sacarosa y que se denomina ‘sacarasa’ o ‘sucrasa’. Sin la acción de esta enzima, la sacarosa no se puede digerir y, por tanto, absorber. Incapaz de atravesar la pared del intestino, las moléculas de sacarosa prosiguen su camino por hasta el intestino grueso hasta ser eliminadas por vía anal.

Es una patología propiamente digestiva que poco tiene que ver con la alergia alimentaria, ya que no se produce afectación inmunológica, una de las características definitorias de las reacciones alérgicas.

En ocasiones, se puede encontrar en los afectados una ausencia total de sucrasa, por lo que mínimas cantidades de sacarosa pueden desencadenar los síntomas de la intolerancia; pero algunas personas contienen mínimas cantidades de la enzima, por lo que toleran ciertas cantidades pequeñas de sacarosa que pueden ser digeridas. En estos casos, es importante descubrir el umbral límite de cantidad de sacarosa que estas personas pueden tomar hasta saturar los niveles de enzima. Cuando este nivel se supera es probable que la cantidad de sacarosa que queda sin digerir provoque la sintomatología.

Afortunadamente, la prevalencia de esta intolerancia es muy baja en el mundo en general, siendo algo más elevada entre los habitantes de Canadá y Groenlandia.

En muchos casos, la intolerancia a la sacarosa va asociada al déficit de otras enzimas digestivas que digieren otros azúcares como la lactosa, azúcar de la leche o la fructosa, azúcar de la fruta. En estos casos, la alteración afecta a los azúcares que no pueden ser digeridos con normalidad por la carencia enzimática.

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Entrevista a Elka Mocker. Coach nutricional y autora de  'Ama. Come. Vive. Brilla'

La bloguera y coach nutricional Elka Mocker explica cómo una alimentación saludable ayuda a mejorar nuestro estado físico y emocional, y ofrece gran cantidad de recetas –100% vegetales– y consejos de cocina en su libro.

Elka Mocker

Coach nutricional y autora de 'Ama. Come. Vive. Brilla'
“Quiero tentar a la gente para que se enamore de una alimentación más saludable, más vegetal”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

8.000
casos de anisakis al año en España se asocian al consumo de boquerones frescos en vinagre
'Fuente: 'Scientific Reports’'