PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Cocinar con el microondas
Cambia la idea de que el microondas es un electrodoméstico que solo sirve para calentar y descongelar. Guisos, salsas, postres... toma nota de estos trucos y recetas para exprimir al máximo todas sus posibilidades.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Qué se puede cocinar con el microondas

Tal y como dice Ferrán Adrià en el prólogo del libro Cocina 100% microondas (Ed. Punto de lectura), de María Jesús Gil de Antuñano: “el microondas es un gran avance para la cocina, pero la imagen que mucha gente tiene de él es la de un aparato que únicamente sirve para calentar y descongelar”. Según veremos en este artículo, estas son dos de sus funciones, pero nunca las únicas. Con el microondas se pueden hacer infinidad de elaboraciones, técnicas y cocciones: hervir verdura, pasta o pescados, cocer guisos, gratinar, dorar, cocinar los alimentos en su propio jugos, hacer salsas o cremas, ablandar fruta, confitar setas, fundir chocolate, caramelo, atemperar la mantequilla y un largo etcétera.

Cinco ventajas del microondas

  1. Es más rápido que el horno clásico.
  2. Es más limpio que hervir o freír (y no necesita tanto aceite).
  3. Preserva los nutrientes naturales de los alimentos.
  4. Se adapta bien a las necesidades de las familias urbanas modernas.
  5. Es un método sano y bajo en grasas porque los alimentos se cocinan en su propio jugo.

¿Te animas a probar?

Cómo cocinar con el microondas…

  • Verduras: te quedarán como si las hubieses hecho al vapor, si las humedeces y las   original y todo su sabor.
  • Pescados: este es otro alimento que necesita poco tiempo para su cocinado. Según Gil de Antuñano es uno de los productos que mejor se hace en este electrodoméstico, manteniendo todo su sabor y su textura. Si te gustan que queden dorados, deberás utilizar la función ‘grill’ de tu microondas.
  • Carne: no es de las recetas que mejor quedan, ya que necesitan un poco de ayuda externa. Si quieres hacer un guiso de carne, deberás dorar primero los trozos en una sartén para añadirlos después, con su propio jugo en el micro. Ahora sí, conseguirás que se cueza sin problemas.
  • Huevos: con el microondas puedes hacerlos pochés, duros, revueltos o en tortilla. Sácalos antes de la nevera para que estén a temperatura ambiente y no tarden tanto tiempo en cocinarse. Si te gustan más bien blandos, recuerda que debes pincharles la yema antes de calentarlos, porque podrían reventar. Déjalos más tiempo si los quieres duros. Para hacerlos revueltos solo tienes que cascarlos, batirlos y meterlos en el microondas. Páralos cada poco tiempo para removerlos y sácalos antes de que estén hechos. Ten en cuenta que las microondas siguen actuando entre dos y tres minutos después de haberlo parado. Para hacer tortillas de patatas es necesario añadir una cucharadita de agua por huevo y cuajarlas con la función grill.
  • Patatas: obtén un efecto de asado con solo lavarlas, y sin quitarles la piel, pínchalas y cuécelas en el micro entre seis y ocho minutos (según el tamaño de la patata) a máxima potencia. También puedes meterlas en un recipiente y taparlo con film un poco agujereado. Cuando estén a tu gusto, salpimiéntalas y alíñalas con aceite de oliva. Lo mismo ocurre si quieres hacer manzanas asadas, quedan al punto perfecto gracias al efecto del vapor. Si te encantan las patatas a lo pobre, córtalas en láminas, sigue el mismo proceso y dóralas con el grill en el último momento.
  • Legumbres: con un microondas también puedes hacer un tradicional guiso de la abuela que te calentará en los fríos días de invierno. Compra las legumbres ya cocidas y añádeles un sofrito (que habrás hecho previamente), jamón, chorizo o verduras según la receta y listo.
  • Sopas: es una de las recetas estrella para hacer en el microondas. Añádele los vegetales, la carne o tus ingredientes preferidos, el agua que indique la receta y dale a la rueda. Lo único que, al terminar, seguramente tendrás que añadir más agua, ya que el líquido suele quedar muy concentrado.
  • Arroz: lávalo, pon el doble de arroz que de agua, unas hojitas de laurel, una cucharadita de aceite y sal. Asegúrate de que el repiciente es lo suficientemente grande como para que quepa el arroz una vez hecho. Remueve bien, tápalo y mételo entre nueve y 20 minutos según la potencia de tu microondas y la cantidad de arroz. Una vez hecho, déjalo reposar unos minutos.
  • Pasta: se cuece de forma rápida en pocos minutos y también puedes aprovecharlo para hacer la salsa.
  • Postres: en este electrodoméstico puedes hacer bizcochos, natillas, flanes, cremas pasteleras y compotas. Haz los bizcochos y los flanes en un molde de corona o alargado y rectangular para que la masa quede del mismo grosor. Las cremas y natillas quedan perfectas con solo seguir las instrucciones del recetario, eso sí, hazlas a bajas temperaturas y páralas para remover de vez en cuando. Con las compotas, solo te hace faltar pelar y cortar la fruta, añadirle azúcar y hacerlas en una cocción lenta.

Actualizado: 29 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1
de cada 3 pescados consumidos en España podría transmitir el anisakis
'Fuente: 'Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)''