Bizcocho de chocolate sin azúcar ni levadura

La repostería casera sigue siendo repostería, pero puedes hacerla más saludable si cambias sus ingredientes. Toma nota de cómo hacer un delicioso y sencillo bizcocho de chocolate evitando el azúcar y sin recurrir a la levadura.
Bizcocho de chocolate

Actualizado: 8 de junio de 2020

A principios de marzo, la crisis ocasionada por el coronavirus llevó al Gobierno a decretar el Estado de alarma y, con él, a tomar medidas restrictivas en cuanto a movimiento de personas y distanciamiento social. Pese a que se anunció que en ningún momento se produciría un desabastecimiento de productos en los supermercados, fueron muchas las compras que se produjeron de acopio. Era evidente en los supermercados: estanterías vacías y carros repletos. Así lo reflejaban los datos del ‘Análisis de consumo en el hogar’, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que fue presentado tres semanas después de la aprobación del Decreto con el objetivo de valorar el volumen de compra de alimentos. Entre los datos más destacables los que se arrojan sobre la compra de harinas: su consumo aumentó sólo en la primera semana un 147%. ¿Nos hemos lanzado a hacer más bizcochos en casa en período de confinamiento? No sólo bizcochos, el pan y las manualidades infantiles también han estado muy presentes.

Lo que cocinamos en casa no tiene por qué ser siempre más “saludable” por el hecho de estar hecho en casa. La repostería suele ser una de las parcelas que más confusión provoca en este sentido: ¿es más sano un bizcocho casero siempre? El sentido común nos dice que no tiene por qué. También, que no es un producto de consumo habitual, sino esporádico para que no reemplace alimentos que sí pueden ser más interesantes a nivel nutricional en postres, meriendas o desayunos como, por ejemplo, la fruta fresca.

No obstante, a nadie le amarga un dulce, y para prueba la evolución de este ámbito en los últimos años en los que hemos asistido a un auténtico boom de blogs de cocina y de cuentas en redes sociales centradas en una repostería más saludable. Porque lo que sí es cierto es que cuando cocinamos en casa tenemos siempre un amplio margen de maniobra para lograr que determinadas preparaciones tengan sus equivalentes más saludables escogiendo los ingredientes adecuados.

Ideas e ingredientes para hacer la repostería más saludable

Si cuando preparamos un dulce buscamos que éste sea más saludable que los tradicionales, hay algunas ideas que pueden ayudarnos a lograrlo. Son cambios sencillos, que pueden hacerse sin mucho esfuerzo, y sin que por ello tengamos que renunciar a que esos bollos o pasteles sean también deliciosos. Eso sí, hay que tener en cuenta que en la mayoría de las ocasiones la textura, el sabor o la esponjosidad van a ser muy distintas en comparación con su versión original.

A continuación recogemos algunas ideas para hacer que nuestras recetas de repostería casera sean más saludables:

  • Dátiles

    Cambia el azúcar por pasta de dátiles

    Los expertos en nutrición y las guías de alimentación saludable recomiendan limitar el consumo de azúcar. La OMS también lo hace y da cifras: que el consumo de azúcar libre no supere el 10% de las calorías consumidas, mejor incluso si se reduce a menos de un 5% (el equivalente a unos 25 gramos para un adulto). Una idea para endulzar la repostería casera prescindiendo de azúcar (y cualquier otro edulcorante) puede ser utilizar una pasta de dátiles. Basta con dejar a remojo los dátiles sin hueso y triturar eliminando la mayor parte del agua cuando se hayan ablandado. Puede utilizarse también para añadir a yogures, gachas de avena, hacer torrijas o, incluso, para consumir junto a un poco de pan a modo de crema untable.

  • Cacao puro

    Usa cacao puro o harina de algarroba en lugar de otros chocolates

    Reemplazar otros tipos de chocolates o cacao en las recetas que así lo propongan por cacao puro sin azúcares añadidos o harina de algarroba también puede ser interesante si buscamos eliminar el azúcar. Ambos productos también pueden utilizarse para tomar disueltos en leche, ya que aportan todo el sabor del chocolate, pero en su versión menos insana.

  • Plátano

    Endulza con fruta

    Frutas de sabor especialmente dulce como el plátano maduro o la manzana asada son perfectas también para endulzar recetas de bizcochos, magdalenas o galletas. Se pueden dejar trozos de fruta entera, queda deliciosa y aporta cierta humedad a algunas preparaciones. También se puede utilizar fruta a modo de mermelada como relleno o recubrimiento. Las fresas, por ejemplo, quedan muy bien para este uso. 

  • Harina integral

    Cambia la harina refinada por harina integral

    Las harinas integrales no se han refinado para eliminar sus capas externas: están constituidas por el grano entero. Por este motivo, son productos más ricos en vitaminas, fibra y otros micronutrientes. Lo interesante de hacer el cambio de harina refinada a harina integral es que el consumo de cereales integrales se ha relacionado con un menor riesgo de padecer enfermedades como las cardiovasculares o el cáncer.

  • Frutos secos

    Añade frutos secos

    Los frutos secos también son muy interesantes en el marco de una dieta saludable. Según la guía ‘Pequeños cambios para comer mejor’ recomienda un consumo de 3 a 7 puñados a la semana frutos secos (crudos o tostados). Incluirlos en una receta dulce, además de ser un complemento saludable, les aporta un sabor extraordinario.

  • Colorantes alimentarios

    Evita colorantes alimentarios

    Los colorantes alimentarios, aunque convierten los dulces en productos visualmente atractivos, lo cierto es que son totalmente innecesarios. Su consumo, en determinadas cantidades, no es peligroso, pero se trata más del efecto “suma”, que viene a decir que pueden ser muchos los aditivos que consumimos al día por lo que, ¿para qué añadir uno más?

Orla

Receta de bizcocho de chocolate sin azúcar ni levadura

Puede que un cambio en nuestros hábitos nos haya llevado a reducir el consumo de azúcar, incluso a eliminarlo. Puede también que nos hayamos lanzado a hacer un bizcocho y que no nos quede levadura en casa (o no hayamos encontrado, sobre todo estos días de confinamiento donde tanto se cotiza en el súper). Por ello, os proponemos un bizcocho de chocolate que no lleva ni azúcar ni levadura, pero que mantiene todo el sabor y la esponjosidad de un bizcocho clásico. Podemos añadirle un poco de fresas trituradas por encima a modo de mermelada para darle un punto extra de sabor. Anímate a prepararlo, es sencillo y os chuparéis los dedos.

Preparación bizcocho sin levadura ni azúcar
Ingredientes:
  • 200 g de harina de trigo integral
  • 70 g de chocolate puro en polvo sin azúcares añadidos
  • 130 ml de aceite de oliva 
  • 175 ml de leche de vaca
  • 3 huevos medianos
  • 2 plátanos maduros
  • 6 dátiles tipo Medjool (100 g)
  • 1 cucharada de bicarbonato
  • 20 g de crema de cacahuete
Ingredientes: Bizcocho sin azúcar ni levadura
Preparación:
  1. En primer lugar, mientras preparamos el bizcocho, precalentamos el horno a 175 º.
  2. Con los dátiles hacemos una pasta: los ponemos a remojo en agua muy caliente, esperamos unos minutos, quitamos la mayor parte del agua y trituramos hasta conseguir una pasta.
  3. En un bol grande incorporamos el chocolate en polvo, el aceite de oliva, la leche, los huevos, la pasta de dátiles, los plátanos y la crema de cacahuete (puedes hacerla con nuestra receta casera).
  4. Añadimos la harina y el bicarbonato y mezclamos bien todo hasta lograr una mezcla homogénea.
  5. Introducimos la mezcla en un molde de horno que sea desmontable. Podemos untar el molde con mantequilla, pero es preferible recubrirlo con un papel de horno en la base.
  6. Dejamos hornear alrededor de 30-45 minutos. Pasado este tiempo, comprobamos pinchando si está cocinado o crudo con un palillo. Si no está listo, lo dejamos unos minutos más.
  7. Una vez listo, dejamos enfriar, desmoldamos y a disfrutar. Podemos recubrirlo de una mermelada de fresa casera: basta con triturar unas fresas y listo.

Creado: 12 de mayo de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD