PUBLICIDAD

Cómo preparar el smoothie perfecto

Los batidos cargados de nutrientes están más de moda que nunca. Pero, ¿por qué no dejar de mirarlos por Instagram y prepararlos tú mismo? Toma nota de estos consejos para preparar el smoothie perfecto en solo 5 pasos.
Smoothie saludable de frutas

Frutas, verduras, semillas... Deja volar tu imaginación y dale un capricho saludable a tu paladar.

En verano el aire acondicionado o el ventilador, los helados, o la cerveza bien fría (para los menos golosos) se convierten en nuestros aliados contra el calor sofocante, pero como siempre es bueno estar abierto a nuevos horizontes, te vamos a contar cómo puedes preparar un buen smoothie –un batido algo más espeso que los tradicionales, y cargado de nutrientes– que celebrities y gurús de la alimentación han puesto de moda en los últimos años.

Qué es un smoothie

Un smoothie es una bebida con propiedades saludables de la que nos podemos beneficiar no solo en verano, sino durante todo el año. Estos nutritivos batidos se pueden hacer con cualquier fruta o verdura, e incluso mezclando ambos tipos de alimentos, y también se les suele añadir hielo antes de batir los ingredientes para que resulten más refrescantes o incluso lácteos o helados. Uno de los más conocidos es el Green smoothie, una bebida hecha con verduras de color verde que le aportan ese intenso y apetecible color, y que ya es muy habitual en las cartas de restaurantes y cafeterías.

Los smoothies pueden ayudar a prevenir el estreñimiento y la ansiedad y a fortalecer el sistema inmune, y proporcionan energía y una buena hidratación

La principal diferencia que existe entre los zumos y los smoothies es que a estos últimos se les añade la fruta con piel y pulpa, lo que les da una consistencia más espesa y mantiene intacta su cantidad de fibra y nutrientes, explica el Dr. Antonio Escribano en su libro Batidos para la vida. Además, el Dr. Escribano, conocido endocrino y nutricionista deportivo, defiende los muchos beneficios de los smoothies, como la gran variedad de ingredientes que se pueden incluir en su preparación, sus propiedades contra el estreñimiento y la ansiedad, así como su capacidad para fortalecer el sistema inmunológico y para proporcionar energía y mantenerte hidratado.

Cómo preparar un smoothie en cinco pasos

Claves para hacer un smoothie en 5 pasos

Hacer un smoothie es una tarea muy sencilla, pues no hay que cocinar nada y además tiene la gran ventaja de que se emplean muy pocos utensilios, y solo necesitas una batidora de vaso para comenzar a adentrarte en este mundillo y elaborar tus propias creaciones. También puedes usar una batidora de mano, pero con ella te costará más triturar los ingredientes. Te explicamos cómo preparar este batido de fruta o verdura en 5 pasos:

Paso 1: Poner en la batidora una base líquida

Cómo preparar un smoothie en cinco pasos

Para evitar que las cuchillas de tu batidora se deterioren y pierdan efectividad a la hora de cortar, se recomienda echar en primer lugar el líquido base del smoothie. Puedes usar agua, leche animal, como la de vaca (mejor si es desnatada), o vegetal, como la de soja o almendra, y también yogur, o kéfir.

Con un vaso puede ser suficiente para una ración; recuerda que en el equilibrio está la virtud, así que no lo dejes ni muy líquido, ni con una consistencia que necesite cuchara. Siempre puedes añadir más líquido tras comprobar cómo queda la mezcla una vez que haya pasado por las cuchillas.

Consejo: Tienes que tener en cuenta que si las frutas que vas a echar posteriormente son muy ácidas, como la naranja, mandarina, pomelo…, es mejor añadir como base yogur, pues la leche puede cortarse y, aunque no resulta indigesto, puede darle un aspecto poco apetecible al smoothie y queremos conseguir que también entre por los ojos.

Paso 2: Incorporar la fruta y la verdura

Cómo preparar un smoothie en cinco pasos

En este paso deberás tener muy en cuenta las cantidades, porque aunque al triturar las piezas de fruta te parezcan muy poca cantidad, no solemos comer cinco piezas de fruta de una sentada. La fruta se puede añadir al natural, bien lavada y pelada, o congelada; en el último caso no te preocupes, ya que sus propiedades se mantienen intactas, y en cuanto a la textura, como va todo triturado, no se notará. Además, le aportará más consistencia al batido. Las más utilizadas son fresa, plátano, frutos rojos, manzana, pera, piña, mango, naranja…, aunque todas son válidas y depende los gustos. Eso sí, siempre deshuesadas.

Los batidos hechos solo con verduras suelen ser los que más éxito tienen, como el famoso Green smoothie. Aunque no hay límites, lo mejor es ir probando hasta dar con la mezcla y la consistencia que más te gusten. Las verduras más utilizadas son la zanahoria, las acelgas, las espinacas, el brócoli, la remolacha, el kale o el pepino, entre muchas otras. ¡Pon en marcha tu imaginación y lánzate a probar nuevos sabores!

Consejo: Una buena manera de hacer los smoothies más rápido es congelando las frutas ya cortadas y separadas en bolsitas con la cantidad para un batido. De esta forma, si optas por desayunar esta bebida bastará con sacar la bolsita del congelador y echar su contenido en la batidora junto con el líquido base. En un momento tendrás un rico batido nutritivo que te ayudará a empezar el día con energía.

Paso 3: Pon el toque de hielo

Cómo preparar un smoothie en cinco pasos

Si te apetece que el batido esté fresquito, además de la opción de congelar las frutas, también puedes añadirle hielo antes de comenzar a batir. Intenta que los cubitos sean lo más pequeños posibles para no dañar las cuchillas de la batidora.

Con unos tres cubitos de hielo podría valer, y aunque esto depende del gusto, ten en cuenta que si le echas mucho hielo podría reducirse la intensidad de los sabores.

Consejo: Si ves que la batidora no tiene suficiente potencia como para triturar bien el hielo, mete los cubitos en una bolsa y dale golpes con un mazo para carne, u opta por comprar hielo triturado como el que se vende en los supermercados.

Paso 4: Enriquece el smoothie con grasas buenas

Cómo preparar un smoothie en cinco pasos

Las grasas saludables ayudan al cuerpo a absorber todos los nutrientes. Añade un puñado de frutos secos como nueces, semillas de chía, de girasol, almendras, pistachos pelados, medio aguacate, o una cucharada de crema de cacahuete. El Dr. Escribano insta a añadir también un poco de aceite de oliva como componente de nuestro batido.

Los frutos secos tienden a espesar la mezcla, tenlo en cuenta a la hora de medir los ingredientes.

Paso 5: Añádele extras y decoración

Cómo preparar un smoothie en cinco pasos

Como hemos dicho anteriormente, la presentación del smoothie también es muy importante. Preséntalo en los archiconocidos vasos transparentes con asa y ponle una pajita. Para darle el toque final clava en el borde un trozo de alguna de las frutas incluidas en el batido, o añade unas hojas aromáticas como la menta o la hierbabuena.

Consejo: Introduce láminas de frutas dentro del vaso, pegadas a los laterales, para que cuando viertas el batido las frutas se vean y le den un toque aún más visual y delicioso.

Si has llegado hasta aquí, ya solo te queda disfrutar del intenso sabor de tu smoothie preferido, presumir de él en tus redes sociales y beneficiarte de todas sus propiedades. ¡Bon appétit!

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD