PUBLICIDAD

Los mejores sustitutos del café

El café supone para muchos el empujón necesario para iniciar la mañana, sin embargo, por salud, embarazo o gusto no todos puede recurrir a las cualidades de la cafeína. Estas son las mejores alternativas para todos ellos.
Los mejores sustitutos del café

Si no te gusta el café, o no puedes tomarlo, las infusiones son una buena alternativa.

El café es una bebida muy consumida en los países desarrollados, especialmente en Europa y Estados Unidos, y muchas personas lo consideran un auténtico placer y no conciben un buen desayuno o una larga sobremesa sin su aroma y sabor. Sin embargo, no a todo el mundo le gusta, y otros no tienen más remedio que reducir o evitar la cafeína –un componente del café que estimula el sistema nervioso y cuyo exceso puede causar ansiedad, hipertensión, dolor de cabeza o trastornos del sueño, entre otros problemas– por motivos de salud o durante el embarazo.

Si ese es tu caso, te proponemos unas cuantas bebidas para sustituir al café, y que puedes tomar tanto en el desayuno como en otros momentos del día. Algunas contienen sustancias estimulantes, y por lo tanto no son apropiadas si lo que se desea precisamente es eludir el efecto de la cafeína, mientras que otras, además de ser agradables al paladar, no te quitarán el sueño.

Bebidas alternativas al café

Los sucedáneos y las infusiones sin teína son las bebidas más apropiadas para los muy cafeteros que se ven obligados a eliminar el café de la dieta por indicación médica o porque no les sienta bien. Las personas a las que no les gusta el café pero desean tomar una bebida que les estimule pueden optar por los diversos tipos de té, la yerba mate, o incluso una buena taza de chocolate caliente o de cacao disuelto en leche fría.

La cafeína estimula el sistema nervioso, y su exceso puede causar ansiedad, hipertensión, dolor de cabeza, o trastornos del sueño, entre otros problemas

  • Achicoria. Se trata del sucedáneo del café más popular, y se extrae de la raíz de la planta achicoria, tostada y pulverizada. Su sabor amargo es similar al del café pero carece de cafeína.
  • Café de cereales. Se elabora con cereales como la cebada, la malta y el centeno, y a veces también contiene achicoria para imitar al auténtico café. Es muy nutritivo, no altera la mucosa gástrica, y está especialmente indicado para las personas mayores y los niños.
  • Infusiones, como la manzanilla o el poleo, que son digestivas y muy apropiadas para terminar una comida.
  • Té de rooibos, que es muy suave, no contiene teína, y fortalece el sistema inmune.
  • Ginkgo biloba. Una planta con numerosas propiedades medicinales que también puedes tomar en infusión, y que no altera el sistema nervioso.
  • Cacao. Su sabor gusta a casi todos y contiene antioxidantes, pero hay que moderar su consumo para controlar el peso. Además, es rico en teofilina y teobromina, que también pueden ponernos en estado de alerta, por lo que es mejor no tomarlo antes de acostarse.
  • Mate. Muy popular en países como Argentina, Uruguay o Paraguay, facilita la digestión y contiene antioxidantes, pero también cafeína, por lo que tiene un efecto estimulante. Se puede encontrar en bolsitas listas para preparar una infusión.
  • .  Verde, rojo, negro, blanco… Son estimulantes, por lo que no debes abusar de estas infusiones si padeces hipertensión o estás embarazada. Las diferentes variedades presentan también distintas propiedades y sabor. El blanco es muy rico en antioxidantes, y el rojo ayuda a quemar grasas y previene la retención de líquidos, mientras que el negro, por ser el que más cafeína contiene, es muy apreciado para tomar con un poco de leche en el desayuno.
  • LSD o Latte Soy Dandelion, un café que se prepara a base de soja y raíz de diente de león, una planta con propiedades depurativas, diuréticas y digestivas. Esta bebida tiene un elevado contenido en betacaroteno y vitamina A, y minerales como potasio, hierro, calcio o magnesio, entre otros.

Etiquetas: 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD