PUBLICIDAD

Dieta paleo

La dieta paleo se basa en que estamos genéticamente adaptados para comer lo que comían nuestros antepasados del Paleolítico: carne, verduras, pescado, frutas…, y es mejor evitar lácteos, legumbres y cereales.
Dieta paleo

La dieta de nuestros antepasados estaba basada en la carne, fruta, verdura, pescado y marisco.

La dieta paleo se basa en la premisa de que los seres humanos estamos adaptados genéticamente para comer lo que comían nuestros antepasados en el Paleolítico, es decir, carne, frutas y verduras y frutos del mar –pescados y mariscos–, y pone en duda que una alimentación saludable tenga que estar apoyada sobre cereales, lácteos y vegetales.

La paleodieta, que también se conoce como dieta de la edad de piedra o dieta del hombre de las cavernas, considera que los alimentos más adecuados para el ser humano son aquellos que estaban disponibles en la época paleolítica: la carne, el pescado, las verduras, las frutas, los frutos secos y las raíces –que  aportan la cantidad de proteínas, vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios–, y propone evitar los azúcares y alimentos procesados en general, pero también otros alimentos considerados saludables como las legumbres, los cereales y los lácteos.

Paleo, la alimentación más natural

Los seguidores de la dieta paleo defienden que la dieta natural del ser humano, y a la que nos adaptamos a lo largo de millones de años, no puede incluir harinas, azúcares o lácteos porque estos alimentos se incorporaron mucho después a la alimentación y son muy recientes en nuestra historia evolutiva.

Este tipo de alimentación incluye grandes cantidades de proteína animal, también las partes grasas, y verduras –ya sean frescas o congeladas–, y elimina de la lista de la compra los productos envasados, eligiendo solo alimentos frescos. Recomiendan, además, que la carne proceda de animales alimentados con pastos, y que las frutas y verduras sean de temporada (y mejor de producción ecológica). Es decir, todo lo más natural y menos procesado posible.

La dieta paleo considera que los alimentos más adecuados para el ser humano son los que estaban disponibles en la época paleolítica: carne, pescado, verduras, frutas, frutos secos y raíces

Están permitidas las grasas saturadas; de hecho, la grasa animal es buena siempre que pertenezca a animales sanos. Son preferibles las frutas con menor contenido en fructosa y mayor cantidad de antioxidantes, así como los frutos secos ricos en ácidos grasos omega 3 –como las nueces y las almendras–, y el aceite de oliva virgen extra es muy apreciado para aliñar las verduras y ensaladas.

Beneficios de la dieta paleo

Los defensores de la dieta paleo afirman que este tipo de alimentación implica beneficios para la salud como:

  • Mantener el equilibrio de la energía a lo largo del día.
  • Conseguir que los niveles de azúcar en sangre sean estables y adecuados.
  • Mejorar la piel y la dentadura.
  • En el caso de personas que hacen deporte, el entrenamiento es más efectivo y fácil de completar.
  • Reducir las alergias.
  • Quemar la grasa acumulada y, por lo tanto, perder peso y prevenir la obesidad a largo plazo.
  • La combinación de carnes y pescados con verduras y frutas sacia lo suficiente, por lo que las personas que necesitan controlar su peso no pasan hambre.
  • Favorece el descanso y tener un sueño de calidad.

Contraindicaciones de la dieta paleo

A pesar de las muchas ventajas que tiene esta dieta, también cuenta con algunos inconvenientes para la salud. Algunas contraindicaciones de la dieta paleo son:

  • Problemas cardiacos: como la dieta está basada en alimentos con elevado contenido de proteínas animales, como el marisco, la carne magra, los huevos o el pescado, pueden provocar el aumento del colesterol malo LDL, la disminución del colesterol bueno HDL y aumentar los riesgos de sufrir enfermedades cardiacas.
  • Problemas renales: con tanta proteína los riñones tienen que trabajar más, eliminando más cantidad de urea gracias al torrente sanguíneo.
  • Gripe por bajos carbohidratos: como cuenta Sébastien Noël, creador de Paleo Leap un blog de recetas de esta dieta, cuando se eliminan los cereales, almidones y legumbres algunas personas pueden sufrir fatiga, irritabilidad o temblores. Estos síntomas pueden durar entre tres o cuatro semanas.
  • Déficit vitamina D: esta falta de vitamina D se produce a corto plazo pero puede ser sustituida por suplementos o por la recomendación diaria de exposición solar.
  • Hipotiroidismo: algunas de las personas que pasan a tener dietas con bajo contenido en hidratos de carbono pueden tener a largo plazo síntomas de hipotiroidismo, pues al perder mucho peso el cuerpo reduce la función tiroidea para poder ahorrar energía.
  • Antojos: una de las características de esta dieta es que se suelen tener muchos antojos, sobre todo de dulces, pues se prescinde totalmente de cualquier clase de azúcares.
  • Cetosis: es un proceso que ocurre cuando se implanta esta dieta en personas con poca grasa y la quema de ella puede provocar mal aliento, mareos o incluso insomnio.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD