Reinventando los tacos: trucos y recetas saludables
Los tacos son un icónico platillo mexicano consistente en una tortilla de maíz que admite diversos ingredientes y salsas. Te proponemos cómo hacer versiones más saludables y una sabrosa receta vegetariana.

Tacos: origen, e ideas para hacer versiones más saludables

Actualizado: 26 de agosto de 2021

La gastronomía mexicana es considerada desde 2010 Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO por su riqueza e importancia y el taco es su representante más emblemático. Consiste en una pequeña tortilla de maíz sobre la que se colocan diversos ingredientes de origen vegetal y animal junto con alguna salsa (dicen que un taco sin salsa, no es un taco) y es quizás el plato mexicano que más versiones ha experimentado a lo largo de las últimas décadas, sobre todo desde que a principios del siglo XX diera el salto a Estados Unidos. Desde entonces son conocidos y disfrutados en muchas partes del mundo, principalmente en España, Francia, Reino Unido y, obviamente, EE.UU., pero también podemos encontrarlos en países como Grecia, China, Japón, India, Corea del Sur o Indonesia.

Los tacos han sido objeto de diversos artículos de investigación, de documentales como Las crónicas del taco, de Netflix, y de libros como Planet Taco: A Global History of Mexican Food, de Jeffrey M. Pilcher, profesor de historia de la Universidad de Minnesota. Su importancia es tal que incluso se celebra desde 1997 el Día Mundial del Taco cada 31 de marzo. Te contamos el origen de este delicioso plato, qué otras versiones alternativas a las habituales podemos hacer y, de paso, te ofrecemos una receta rica y sencilla de taco de boloñesa con lentejas para que lo disfrutéis en casa.

Persona elaborando un taco

Origen del taco: historia de un platillo icónico

Alrededor del origen del taco hay diversas teorías, pero la más aceptada es que, aunque puede tratarse de una práctica alimentaria precolombina (la época anterior a 1492), el taco que consumimos hoy es una invención de la modernidad. Según explica Jeffrey M. Pilcher en su libro, el taco que conocemos en la actualidad data del siglo XVIII y lo sitúa en las minas de plata en México. “En esas minas la palabra 'taco' se refería a las pequeñas cargas que usarían para excavar el mineral. Eran trozos de papel que envolverían alrededor de la pólvora e insertarían en los agujeros que tallaron en la pared de la roca. Si lo piensas bien, un taquito de pollo con una buena salsa picante se parece mucho a una barra de dinamita”, decía en una entrevista. De hecho, según Pilcher, que ha investigado a fondo la cultura gastronómica mexicana, las primeras referencias al taco en archivos históricos son de finales del siglo XIX, y uno de los primeros tipos de tacos descritos se llama taco de minero.

Hoy podemos encontrar versiones auténticas de tacos en restaurantes, supermercados y tiendas especializadas, así como en puntos callejeros

Su consumo en México se limitaba al ámbito doméstico y en familias humildes, hasta que en el siglo XX aparecieron las primeras taquerías y las taqueras callejeras, vendedoras de tacos que se situaban en las ciudades más grandes, y que son el primer paso de la comercialización de este plato. Sería ya en los años 50 cuando se inicie su comercialización a gran escala. Así lo explica el investigador Domingo García Garza en el artículo Una etnografía económica de los tacos callejeros en México, publicado en 2011.

Sobre cuándo dan el salto fuera de México, Jeffrey M. Pilcher lo sitúa en los primeros años del siglo XX, un momento en que los migrantes mexicanos comenzaban a llegar a Estados Unidos buscando trabajo. Según el historiador, la comida mexicana se veía entonces como comida callejera asociada a la clase baja. Habla Pilcher de las Chili Queen, mujeres de origen mexicano que vendían comida en carritos por la calle de ciudades como los Ángeles o San Antonio, sobre todo en días de fiestas o eventos.

Con la llegada de la comida fast food, aquellos tacos sufrieron también una adaptación a este tipo de comida (incluyendo productos de tradición americana como el queso cheddar o la lechuga iceberg) y fue este concepto, denominado tex mex, el que comenzó a exportarse a otros países. Un concepto alejado de aquellos tacos callejeros originarios, y cuya calidad nutricional era muy inferior. Por suerte, desde hace años los mexicanos han sabido hacer valer su producto y hoy podemos encontrar versiones auténticas de tacos en restaurantes, supermercados y tiendas especializadas, así como en puntos callejeros.

Tortillas para elaborar tacos

“Hay todo un mundo de comida mexicana, pero el lugar en el que haya migrantes mexicanos encontrarás buenos tacos”, dice Pilcher. En muchos países del mundo, como España, Francia, Reino Unido, Grecia, China, Japón, India, Corea del Sur o Indonesia, se pueden encontrar tacos mexicanos de gran calidad.

Ideas alternativas para preparar tus tacos

El taco es básicamente una tortilla de maíz sobre la que se disponen diferentes ingredientes (normalmente carne y vegetales) y alguna salsa. Normalmente se sujeta el taco formando una U, de modo que la tortilla sujeta el relleno pero no llega a cerrarse. Los más conocidos de la gastronomía mexicana son los tacos al pastor, los tacos de cochinita, los tacos de longaniza, los tacos de birria, los tacos de pollo y los tacos de carnitas. Todos ellos contienen un tipo de carne o embutido, algo de verdura o hierbas (aguacate, tomate, cebolla, cilantro, chiles) y alguna salsa; este último es un ingrediente imprescindible para los mexicanos, siendo la salsa de chile, el pico de gallo y la salsa macha algunas de las más populares.

Si habéis optado por reducir el consumo de carne o eliminarla de vuestra dieta, os damos algunas ideas para reinventar los tacos. Basta con sustituir la proteína animal por proteína vegetal ­–ya sean legumbres, verduras con alto valor proteico o productos procesados saludables como la soja texturizada o la heura­–. También puede ser interesante añadir salsas caseras sencillas y saludables. ¿Os animáis a probar? ¡Tomad nota!

  • Tacos de alubias negras

    Tacos de alubias negras

    Las alubias negras son un recurso ideal porque se cocinan muy rápido y son deliciosas. Podemos utilizarlas en los tacos en lugar de la carne, y se pueden acompañar de cilantro, tomate y cebolla picados y una salsa de tomate con especias.

  • Tacos de soja texturizada

    Tacos de soja texturizada

    Otra opción vegetal muy interesante y sencilla es hacer unos tacos con soja texturizada. Podemos hidratarla y sofreírla junto con ajo, cebolla y algunas especias, y acompañarla en el taco con una salsa picante y perejil.

  • Tacos de champiñones

    Tacos de champiñones

    Los champiñones son una buena fuente de proteínas en las dietas vegetales. Podemos sofreírlos en la sartén con un poco de aceite, perejil, ajo y limón; y después añadirlos al taco junto con unos tomates cherry cortados por la mitad y un poco de queso rallado de buena calidad. Mejor si es bajo en sal. Como salsa podemos utilizar la salsa de limón y perejil que haya quedado de cocinar el champiñón.

  • Tacos de heura

    Tacos de heura

    La heura es uno de los mejores descubrimientos de la cocina vegana y vegetariana. Se trata de un alimento creado a partir de la proteína extraída de la soja. Queda muy bien para hacer una versión vegana de los tacos de pollo. Para ello necesitaríamos heura en tiras a la plancha y un sofrito de cebolla picada, ajo y tomate. Basta con mezclarlo todo y disponerlo sobre el taco junto con un poco de cilantro picado finamente. Se les puede agregar un poco de jugo de lima o limón para darle un toque delicioso.

  • Tacos de salmón desmigado

    Tacos de salmón desmigado

    También podemos optar por pescado para los tacos en lugar de carne. El salmón a la plancha desmigado queda muy bien para hacer este tipo de recetas. Lo podemos acompañar con un poco de aguacate y tomate, cebolleta y chiles finamente picados. Para acompañar, puedes hacer una salsa sencilla de aceite de oliva, jugo de limón, cilantro y pimienta molida.

Creado: 23 de agosto de 2021

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD