PUBLICIDAD

Brinner, la moda de cenar el desayuno

El ‘brinner’ (breakfast for dinner) es una moda gastronómica que consiste en tomar para cenar alimentos que se suelen ingerir en el desayuno. Dicho así parece raro, pero es fácil ser un ‘brinner’ sin proponérselo.
Brinner, la moda de cenar el desayuno

Combinando algunos alimentos propios del desayuno se consiguen menús rápidos y fáciles de preparar para la cena.

El brinner es un término que fusiona las palabras breakfast (desayuno) y dinner (cena), y que define una nueva moda gastronómica que consiste en tomar a la hora de la cena los alimentos que normalmente se ingieren en el desayuno, así que si tienes la costumbre de cenar un bol de cereales con leche, un yogur y una pieza de fruta, o una tosta de jamón con tomate, aunque lo hagas para conservar la línea o porque acostarte con el estómago muy lleno te impida conciliar el sueño, también estás marcando tendencia.

El fenómeno viene de Estados Unidos, donde las costumbres culinarias son muy diferentes a las de los países mediterráneos y, en concreto, a España. Allí los desayunos suelen ser abundantes y variados, e incluyen huevos, bacon, tostadas o tortitas, cereales…, y además se cena muy temprano, sobre las seis de la tarde. Así que el brinner no consiste exactamente en zamparse un chocolate con churros a las diez de la noche.

Las recetas que los brinners cuelgan en sus redes sociales constan de pocos ingredientes y se suelen preparar en menos de 15 minutos

Para los anglosajones la comida más importante del día es precisamente la cena, cuando se dedica más tiempo a cocinar, y se hace en familia. Por eso tal vez la moda del breakfast for dinner responda a un nuevo concepto de ahorrar tiempo en la cocina, sobre todo si se trata de una reunión de amigos y, de hecho, los brinners cuelgan en sus redes sociales las recetas de menús con pocos ingredientes y que generalmente se preparan en menos de 15 minutos.

Ejemplos de menús brinner

Seguro que si lo piensas también tú has cenado el desayuno en muchas ocasiones; la diferencia está en que ni te lo has planteado. Y, si no, echa un vistazo a estos ejemplos de menús que se pueden considerar brinner:

  • Tostada con tomate y aceite de oliva, con o sin jamón. Acompañada de zumo de naranja, café con leche, infusión, o una caña de cerveza, es un desayuno muy común que se puede tomar perfectamente a la hora de la cena.
  • Huevos revueltos, cocidos, tortilla francesa… En el mundo anglosajón los huevos son la estrella del desayuno, pero en España es muy frecuente consumirlos para cenar.
  • Yogur con frutas. Mezclados o por separado, las frutas y el yogur son ideales si quieres hacer una cena ligera sin perder tiempo en la cocina.
  • Tazón de cereales con leche. Un desayuno típico que sienta muy bien antes de ir a la cama.
  • Cacao o café con leche y bollos. No te lo aconsejamos, por calórico y porque puede elevar tu colesterol (y te puede quitar el sueño), pero a veces el cuerpo pide dulce a gritos, así que son muchos los que caen en la tentación.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

1%
de la población padece algún trastorno del espectro autista (TEA)
'Fuente: 'Fundaciones del ámbito social y de salud, Ampans y Althaia''

PUBLICIDAD