PUBLICIDAD

Té de queso, la impensable bebida que querrás probar

Una infusión coronada por una gruesa capa de queso crema, así es el té de queso, una bebida de origen taiwanés que se ha convertido en la nueva moda foodie de Instagram. ¿Te atreves a prepararla en casa?
Té de queso

El té de queso está de moda y ha causado grandes colas allá dónde se vende.

El es una de las bebidas más consumidas en el mundo y el queso es un imprescindible en casi todas las combinaciones de sándwiches o pizzas, pero la idea de unir ambos alimentos no parece a priori muy agradable. Sin embargo, esta impensable unión ha dado lugar al cheese tea o té de queso, una bebida que nació en pequeños establecimientos de Taiwán y que se ha extendido por todo el planeta, causando un verdadero furor en Instagram y colas interminables para adquirirlo en las calles de Singapur, China, Nueva York o Los Ángeles.

El cheese tea está hecho con una infusión, que puede ser cualquier tipo de té, como el té verde, negro o matcha, coronada por una capa de crema de queso, como la que suele añadirse a la preparación de la tarta de queso, a la que normalmente se le incluye leche condensada. Los que han probado este curioso brebaje dicen que el toque salado de este lácteo hace que el té sepa aún mejor, pues disimula bastante bien el sabor algo amargo de las infusiones.

El té de queso es bastante sencillo de preparar y se puede degustar frío o caliente

Una de las ventajas de esta bebida es que puedes optar por su versión fría, añadiendo incluso hielo, o su versión caliente, perfecta para entrar en calor en esos días de invierno. Ambas formas son perfectas para disfrutar de un buen té de queso que incluso podrás preparar en tu propia casa con unas sencillas nociones que te daremos más adelante.

Paso 1

Puedes añadir toppings a tu té de queso, como polvo de matcha o frutas cortadas.

Así se toma el té de queso

Pero antes de explicarte cómo hacer té de queso en casa, debes conocer cuál es la manera correcta de beberse el cheese tea. Y es que tiene truco, ya que la crema de queso que le da el toque especial a la infusión se queda en la parte superior, como si se tratase de la espuma de una cerveza, por lo que si no sigues estos consejos acabarás bebiéndote primero toda la crema y no apreciarás la unión de ambos líquidos.

Así se toma el té de queso

El té de queso se sirve en un vaso alargado, transparente y con una pajita para disfrutarlo.

Por ello, lo primero que hay que hacer para degustar un cheese tea es poner el vaso que lo contiene en un ángulo aproximado de unos 45º que te ayudará a poder saborear una pequeña parte de la espuma que corona a la infusión. Más tarde se pondrá una pajita para absorber un poco del té que hayamos elegido para nuestra bebida, si no dispones de pajita puedes inclinar mucho el vaso, así saldrá más infusión que crema de queso. Por último, agita para mezclar el té con la espuma y saborea. ¡Ah! Recuerda relamerte el labio superior, además de por lo rico que estará, también evitarás el bigote blanco que te dejará la espuma.

Cómo preparar el té de queso en casa

Si te has quedado intrigado con esta bebida y aun no encuentras ningún establecimiento donde poder comprarlo –o no te apetece esperar kilométricas colas para probarlo– te damos los pasos para que puedas hacer tu propio té de queso en casa.

 

Get an inside look on how the Little Fluffy Head team creates their signature Fluffy Tea drinks.

Una publicación compartida de Little Fluffy Head Cafe (@littlefluffyhead) el

Ingredientes para el queso:

  • 1 taza de leche
  • 1 taza de crema fresca
  • 1 cucharada de queso crema
  • 1 cucharada de leche condensada
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal

Ingredientes para el té:

  • Hierba o bolsitas de cualquier tipo de té (verde, matcha…)
  • Azúcar al gusto

Preparación:

  • Hierve el agua y añade las bolsitas de té, déjalo reposar durante unos minutos. Si has elegido que tu té de queso sea frío deja que la infusión se enfríe, también puedes incluirle hielos para acelerar el proceso.
  • Coge un bol y añade la crema fresca y el queso crema, remueve bien hasta que se mezclen. Añade la leche condensada y la leche poco a poco, también el azúcar y la sal. Junta todos los ingredientes hasta que queden bien integrados. Intenta batirlo de manera rápida y enérgica con una varilla para conseguir que quede algo espumoso. Ponlo a enfriar.
  • Elige un vaso algo alargado e introduce la infusión primero, dejando unos dos dedos libres hasta el borde. Después vierte la crema de queso preparada sobre el té, hazlo con suavidad, así evitarás que se mezclen. Puedes añadir algún topping como polvo de té matcha o cacao en polvo. Ya solo quedaría disfrutar de esta curiosa bebida mientras subes una bonita foto a las redes sociales para dar envidia a tus amigos.

Paso 1

Actualizado: 21 de Marzo de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD