Air fryer: ¿es posible cocinar fritanga saludable?

Las freidoras de aire o air fryers prometen cocinar alimentos con un número reducido de calorías utilizando pequeñas cantidades de aceite en comparación con una fritura convencional. Analizamos si merece la pena hacerse con una.
Air fryer

Actualizado: 16 de junio de 2022

La fritura es uno de los métodos para cocinar menos saludables, para nuestra desgracia. Resulta imposible hacer una oda a las croquetas y los sanjacobos sin pretender utilizar cantidades ingentes de aceite. ¿O quizá sí que hay alguna forma de evitarlo? Esto es lo que nos prometen las freidoras de aire o air fryers, novedosos electrodomésticos que han irrumpido con la fuerza de un huracán en nuestras cocinas durante los últimos años. ¿El motivo? Prometen una fritura sin aceite para conseguir preparar alimentos más saludables. Analizamos su funcionamiento, pros y contra para ayudarte a decidir si merece la pena hacerse con uno de estos modernos electrodomésticos.

PUBLICIDAD

Cómo funciona el sistema air fryer

Técnicamente resulta imposible freír sin aceite, ya que la propia palabra “freír” implica sumergir un alimento en aceite vegetal muy caliente, en torno a los 180ºC. De esta manera, aceite y alimento conforman una dupla legendaria al mezclar sus componentes, consiguiendo propiedades organolépticas irresistibles. Podemos afirmar, por tanto, que freír sin aceite es un imposible absoluto. Al menos si somos estrictos con el lenguaje.

El sistema air fryer

Sin embargo, el funcionamiento de una air fryer resulta ser sumamente interesante, aunque no se trate de una fritura real. Las freidoras de aire funcionan con aire caliente, como su propio nombre indica. Es decir, utilizan la transmisión del calor por convección a alta velocidad, aproximadamente a unos 170º - 200ºC, tal y como lo haría un horno tradicional. En este sentido, podríamos considerar al air fyer como un horno en miniatura que nos puede ayudar a preparar ciertos platos con una menor complejidad.

PUBLICIDAD

Otros métodos de cocinado protagonizados por ollas y sartenes transmiten el calor por conducción. Es decir, el calor se transmite por contacto directo entre el material del utensilio de cocina y el propio alimento. Por último, tenemos el ejemplo del microondas, que no funciona ni por conducción ni por convección sino por radiación. El microondas hace rotar de forma frenética las moléculas de agua contenidas en el interior de los alimentos, provocando un aumento de la temperatura. Por ello, en los microondas el calor se genera desde dentro hacia fuera, y no al revés.

¿Usa realmente aceite una air fryer?

Aunque muchos fabricantes promocionan el air fryer como un método de cocinado sin aceite, lo cierto es que sí se recomienda añadir pequeñas cantidades oleosas antes y durante el proceso de cocinado. ¿Los motivos? Por un lado, ayudar a que los alimentos no queden adheridos a la cesta de la air fryer, pero también conseguir un resultado más sabroso y apetecible.

Aceite en una air fryer

No solo en el ámbito del sabor, sino también en el apartado visual, ya que el aceite mejora el color tostado y la crocancia de los alimentos fritos. Generalmente basta con un par de aplicaciones en espray o una cucharada pequeña de aceite, la cantidad justa para cubrir ligeramente la superficie de los alimentos a cocinar.

PUBLICIDAD

Alimentos que se pueden cocinar en air fryer 

Dentro de un air fryer se pueden cocinar multitud de alimentos, casi tantos como nuestra mente podría imaginar: desde las clásicas patatas fritas, croquetas o empanados hasta preparaciones épicas a base de salmón, carne de pollo o vegetales e incluso dulces como bizcochos y magdalenas. Un buen mejunje Art Attack. La explicación reside en lo que comentábamos previamente: este electrodoméstico se comporta realmente como un horno en miniatura y permite cocinar todo lo que podríamos preparar en un horno corriente y moliente.

Salmón cocinado en air fryer

¿Merece la pena comprar una freidora de aceite?

Llegados a este punto es normal que nos hagamos la pregunta del millón: ¿merece entonces la pena hacerse con un air fryer? Pues depende. En cuanto a velocidad de cocinado, lo cierto es que el air fryer sale perdiendo en la mayoría de casos, resultando ser más lento que su prima la freidora. Por ejemplo, para unas patatas fritas en freidora convencional tardaremos unos 5 minutos aproximadamente. Por el contrario, en un air fryer esta grasienta tarea puede demorarse hasta los 30 minutos. Este incremento de tiempo también se da por la recomendación de dar la vuelta y agitar el contenido a mitad del cocinado, para así favorecer la transmisión del aire caliente a todas las partes del alimento.

Patatas cocinadas en air fryer

La parte positiva del asunto es que la cantidad de aceite utilizada en un air fryer es infinitamente inferior a la que podemos emplear en cualquier procedimiento de fritura clásica. En este aspecto el air fryer gana de calle, ya que ofrece alimentos con un número de calorías reducido. En este punto es importante matizar que enfocarnos solamente en las calorías de un alimento es un error, ya que su valía nutricional depende de muchos más factores (por ejemplo la calidad de sus nutrientes). De lo contrario, alimentos saludables y altamente calóricos como los frutos secos o el aguacate serían crucificados. Sin embargo, en el caso de las frituras estamos ante una ingente cantidad de calorías que vienen directas del aceite de la fritura, y que ni tan siquiera forman parte del contenido original del alimento. Por ello, un método de cocinado como el air fryer es preferible en este caso para reducir el número de calorías.

Verdura cocinada en air fryer

También hay que tener en cuenta el aspecto económico, ya que una freidora de aire puede oscilar, según la marca y características, entre los 50 y los 150 euros de media. Por tanto, en general, la adquisición de un air fryer puede resultar interesante si eres una persona que quiere hacer una transición hacia una dieta más saludable y mejores hábitos alimentarios. De esta forma, y progresivamente, podrás aplicar pequeños cambios en tu alimentación cotidiana que te permitan ir mejorando poco a poco. Uno de ellos puede ser preparar patatas fritas y otros productos similares con menos calorías. Sin embargo, si eres una persona acostumbrada a una alimentación saludable donde los fritos apenas tienen cabida, lo más probable es que la compra de un air fryer no sea interesante para ti.

Creado: 9 de marzo de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD