Cómo comprar pescado
Si quieres hacer una buena pesca en el mercado, aprende a discernir el pescado blanco de azul, saber qué parte comprar en función del plato a cocinar o conocer qué pescados están de temporada.

Cómo conservar el pescado al llegar a casa

Actualizado: 3 de marzo de 2021

Una vez que tenemos comprado el pescado, toca guardarlo en casa correctamente para conservarlo y preservar sus cualidades. Estas son las formas de hacerlo con seguridad:

Conservación del pescado fresco

Lo mejor es comprarlo sin vísceras y limpio. Si lo has comprado entero, antes de almacenarlo y lo antes posible después de la compra,  deberás quitarle las escamas, las vísceras y lavarle bien la cavidad abdominal. Guárdalo en un envoltorio o recipiente hermético (te vale un táper, un plato tapado con film de plástico o una bolsa específica) para que no se reseque y para no se le escapen jugos que puedan contaminar a otros alimentos. Si lo vas a consumir en poco tiempo, guárdalo en la nevera, en el estante inferior, lejos de los alimentos que se van a consumir sin cocinar o que ya se hayan cocinado. 

Si el pescado fresco se va a congelar es aconsejable envasarlo en bolsas herméticas en porciones pequeñas, ya que así la congelación será más rápida. 

Tanto el pescado blanco como el azul aguantarán en nevera entre uno y tres días. El tiempo que el pescado se puede almacenar en el congelador dependerá de las estrellas que tenga este:

  • 1 estrella (alcanza -6ºC), solo se pueden guardar en ellos los alimentos durante unas horas.
  • 2 estrellas (alcanza -12ºC), se puede mantener el pescado en congelación unos 3 días.
  • 3 y 4 estrellas, permiten mantener los pescados congelados entre 3 meses (pescados azules) y 6 meses (pescados blancos).

Si eres un amante del pescado crudo, ahumado o marinado, es necesario congelarlo previamente durante 5 días a una temperatura inferior a -20ºC (esta temperatura solo la alcanzan frigoríficos de tres estrellas *** o más) para evitar la posible contaminación por anisakis, parásito presente en el pescado y cefalópodos (pulpo, calamar) que puede provocar alteraciones digestivas y reacciones alérgicas muy graves. Si el congelador no tiene tres estrellas, hay que comprar el pescado ya congelado.

Conservación del pescado congelado

Sus cualidades nutritivas son similares siempre y cuando se manipule correctamente. Cómpralo al final de tu recorrido habitual por el supermercado y, a ser posible, introdúcelo en una bolsa especial para productos congelados. Una vez en casa mételo lo primero de todo en el congelador para evitar romper la cadena de frío (descongelar y volver a congelar), ya que se pierde agua, se forma escarcha y se pierde calidad y sabor.

Cuando vayas a tomarlo, descongélalo primero en el estante inferior del frigorífico un día antes de su consumo y no a temperatura ambiente ni sumergiéndolo en un líquido.

Conservar el pescado cocinado

Si preparas pescado y te sobra, guárdalo en recipientes herméticamente cerrados en el estante superior del frigorífico. De este modo evitarás contaminaciones cruzadas de unos alimentos a otros y malos olores. 

Lo mismo ocurre con los utensilios de cocina, si has cortado un pescado crudo, lava el cuchillo, la tabla y el plato con agua caliente y un jabón lavavajillas, antes de poner encima uno que ya esté preparado. 

Los pescados ya cocinados que se quieran congelar hay que dejarlos enfriar antes de congelarlos. En el congelador aguantaran congelados entre 2 y 6 meses. Se recomienda indicar siempre la fecha de congelación en el recipiente en el cual se congelen. Si se conservan en la nevera, no se debería demorar su consumo más de tres o cuatro días. 

Creado: 10 de diciembre de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD