PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Cómo comprar pescado
Si quieres hacer una buena pesca en el mercado, aprende a discernir el pescado blanco de azul, saber qué parte comprar en función del plato a cocinar o conocer qué pescados están de temporada.
Escrito por Adriana Hernández, Periodista experta en nutrición y vida sana

Cómo conservar el pescado al llegar a casa

Conservación del pescado fresco

A la hora de llegar a casa del mercado, es importante congelar bien el pescado para que no se deteriore.

Una vez que tenemos comprado el pescado, toca guardarlo en casa correctamente para conservarlo y preservar sus cualidades. Estas son las formas de hacerlo:

Pescado fresco

Si lo has comprado entero, antes de almacenarlo deberás quitarle las escamas, las vísceras y lavarle bien la cavidad abdominal. Guárdalo en un envoltorio o recipiente hermético (te vale un táper, un plato tapado con film de plástico o una bolsa específica) para que no se reseque y para no se le escapen jugos que puedan contaminar a otros alimentos. Si lo vas a consumir en poco tiempo, guárdalo en la nevera, si no lo mejor es que lo congeles. Tanto el pescado blanco como el azul aguantarán en nevera entre uno y tres días.

En el congelador, el blanco puede estar entre seis y ocho meses, mientras que el azul aguantará entre dos y tres meses. Si eres un amante del pescado crudo, ahumado o marinado, un consejo: congélalo previamente 48 horas para evitar la posible contaminación por anisakis, parásito del pescado dañino para el hombre.

Pescado congelado

Sus cualidades nutritivas son similares siempre y cuando se manipule correctamente. Cómpralo al final de tu recorrido habitual por el supermercado y, a ser posible, introdúcelo en una bolsa especial para productos congelados. Una vez en casa mételo lo primero de todo en el congelador para evitar romper la cadena de frío (descongelar y volver a congelar), ya que se pierde agua, se forma escarcha y se pierde calidad y sabor. Cuando vayas a tomarlo, descongélalo primero en el frigorífico y no a temperatura ambiente ni sumergiéndolo en un líquido.

Pescado cocinado

Si preparas pescado y te sobra, guárdalo en recipientes distintos de donde está el crudo y el resto de los alimentos. De este modo evitarás contaminaciones cruzadas de unos alimentos a otros y malos olores. Lo mismo ocurre con los utensilios de cocina, si has cortado un pescado crudo, lava el cuchillo, la tabla y el plato, antes de poner encima uno que ya esté preparado. Los pescados ya cocinados aguantan unos tres, cuatro días en la nevera y entre cuatro y seis meses en el congelador.

Actualizado: 24 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

30%
de las españolas tiene un déficit de vitamina D, que aumenta en invierno y primavera
'Fuente: 'VI Reunión Científica de Ginecología Privada (GINEP)''

PUBLICIDAD