PUBLICIDAD

Dieta y nutrición
Alimentos termogénicos
Los alimentos termogénicos como el café, el té o el jengibre tienen la capacidad de aumentar la temperatura corporal, acelerar el metabolismo e incrementar la ingesta de calorías. Conoce su poder quema grasa.
Escrito por Leire Moneo, Periodista experta en alimentación

Qué son los alimentos termogénicos

Los alimentos termogénicos están poniéndose de moda entre los buscadores de dietas debido a su acción quemagrasa. Pero antes de meternos en harina, para entender qué son los denominados alimentos termogénicos es importante describir previamente en qué consiste el proceso natural de la termogénesis. Este concepto hace referencia a la capacidad que tiene nuestro organismo de generar calor a través de las reacciones metabólicas con el objetivo de mantener el cuerpo a una temperatura media de 37 grados centígrados. Para lograr ese calor interno la dieta es un elemento clave, hasta el punto de que la alimentación se convierte en el combustible  imprescindible que genera dichas reacciones metabólicas, lo que se conoce habitualmente como termogénesis alimentaria.

Los alimentos termogénicos pueden ser una buena ayuda para lograr la silueta deseada, pero no la única herramienta

Dentro del gran abanico de la nutrición existen alimentos con una mayor capacidad de generar ese calor necesario en nuestro organismo. Son los que pueden definirse, a grandes rasgos, como alimentos termogénicos (café, té verde, aceite de coco, canela, salmón, cacao, mostaza…). “Entendemos por alimentos termogénicos aquellos que aumentan la energía que necesita nuestro cuerpo para mantener la temperatura corporal adecuada”, afirma Juana María González, dietista-nutricionista de Alimmenta, quien explica que “los mamíferos tenemos la necesidad de mantener una temperatura corporal constante, por lo que necesitamos generar calor para mantenerla. Y para conseguir prolongar esa temperatura nuestro cuerpo necesita consumir energía a través de la alimentación”.

Alimentos con poder quema grasa

La capacidad de los alimentos termogénicos de generar calor en nuestro organismo va muy unida a su capacidad de consumir más energía y, por tanto, un mayor número de calorías. “En teoría, consumir ciertos alimentos con capacidad de generar calor nos hará aumentar nuestro consumo de calorías en reposo”, asegura la dietista. De este modo se consigue acelerar nuestro metabolismo, es decir, el proceso por el cual nuestro cuerpo genera una serie de reacciones químicas que permiten que toda la energía ganada a través de los alimentos se convierta en el combustible necesario para que cada una de las células y órganos funcionen a la perfección.

Y es que está demostrado que tener un metabolismo rápido ayuda a perder peso, ya que el organismo quema de forma más efectiva las calorías consumidas. Es precisamente esa capacidad aceleradora del metabolismo la que justifica para muchos el poder de los alimentos termogénicos de obrar el milagro de perder peso sin apenas esfuerzo.

Sin evidencia científica sobre los alimentos termogénicos

Sin embargo, aunque los alimentos termogénicos pueden convertirse en un buen aliado en la carrera de fondo que supone lograr la silueta deseada, tan sólo deben ser una ayuda y no la única herramienta, ya que sus beneficios deben leerse con cautela, pues detrás de estos productos surgen más dudas que evidencias científicas, al menos para la mayoría de expertos en nutrición y alimentación.

“Aunque la teoría termogénica es clara, la realidad es bastante diferente y la base científica detrás del consumo de estos alimentos como método de perder más peso o no existe o es muy débil”, afirma la nutricionista de esta clínica de Barcelona, quien asegura que “la diferencia en el éxito o en el fracaso de una dieta no va a venir por el consumo de alimentos termogénicos. De hecho, la diferencia del gasto calórico que va a provocar en nuestro organismo será limitada tanto en cantidad como a lo largo del tiempo”.

En este sentido, según un estudio publicado en 2011, consumir una cantidad “normal” de chiles en las comidas supone un gasto energético adicional de 10 calorías entre los que no están acostumbrados a consumirlas, mientras que aquellos que lo hacen habitualmente parece que tienen su metabolismo ya adaptado por lo que la pérdida adicional de calorías es casi insignificante.

Actualizado: 26 de Mayo de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Leire Moneo

Periodista experta en alimentación
Leire Moneo

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Ángela Quintas

La dietista-nutricionista Ángela Quintas explica cómo combinar los alimentos para aprovechar mejor sus nutrientes, y nos ofrece consejos y pautas para adelgazar sin pasar hambre, sin poner en riesgo la salud, y de forma definitiva.

Ángela Quintas

Experta en nutrición, y autora de ‘Adelgaza para siempre’
“La gente que hace dieta y pierde seis kilos en una semana lo que baja son líquidos y masa muscular; y si baja la masa muscular, disminuye el metabolismo basal, se produce el ‘efecto rebote’, y se recuperan los kilos perdidos en forma de grasa”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

9,7
gramos de sal diarios consume de media cada español, el doble de lo que recomienda la OMS
'Fuente: 'Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)''