PUBLICIDAD

Mascotas
Criar a un perro de asistencia
Los perros de asistencia ayudan a personas con discapacidad a tener una vida más fácil. Pero antes de convertirse en asistentes, necesitan un entrenamiento especial que comienza en casa de una familia de acogida.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Qué es un perro de asistencia

Qué es un perro de asistencia

Los perros de asistencia están cada vez mejor preparados para asumir todo tipo de funciones de ayuda a discapacitados y enfermos.

Son muchos los estudios que hablan de los beneficios de convivir con un perro: nos ayudan a ser más sociables, caminamos más (y por tanto llevamos una vida menos sedentaria), nos hacen compañía, nos dan afecto... Todas las ventajas de compartir nuestra vida con un perro se multiplican en el caso de los perros de asistencia, que a las ya mencionadas añaden su labor de ayuda a personas con algún tipo de discapacidad que así lo requieran.

Un perro de asistencia, generalmente de raza labrador, golden retriever o pastor alemán, es un animal que ha sido preparado específicamente para facilitar el día a día a personas con discapacidad. Su labor se hace especialmente importante en la calle, lugar donde se esconde una gran cantidad de peligros para este grupo de población. Por tanto, solo aquellos que han sido especialmente entrenados para ello, pueden ejercer como perros de asistencia, un proceso de formación que consta de cinco etapas.

Tipos de perros de asistencia

Para encontrar el origen del empleo de los perros de asistencia para apoyar a las personas con necesidades específicas debemos remontarnos a finales de la Primera Guerra Mundial, momento en el que a causa de los numerosos heridos de guerra se necesitaba encontrar una solución para ayudar a todos aquellos que quedaron ciegos, mutilados, etcétera. Aparecen así los primeros perros de asistencia y, con ellos, las primeras escuelas de entrenamiento como Seeing Eye Dogs (Nueva Jersey) o Guide Dogs for the Blind (Michigan).

Desde entonces se ha estudiado mucho sobre ello y son numerosas las escuelas dedicadas al entrenamiento de este tipo de perros repartidas por todo el mundo. Con el paso de los años se han producido grandes innovaciones en este terreno y los perros de asistencia están cada vez mejor preparados para asumir todo tipo de funciones de ayuda a discapacitados y enfermos.

En función de la labor que cumplen, los perros de asistencia se pueden dividir en cinco grupos: perros guía (asisten a personas con discapacidad visual), perros señal (preparados para ayudar a personas con discapacidad auditiva), perros servicio (los que ayudan a personas con discapacidad física como parapléjicos), perros de asistencia alerta médica (que actúan ante un ataque de quienes sufren una enfermedad), y perros de asistencia para el autismo (formados para ayudar a personas con algún trastorno del espectro autista).

Actualizado: 27 de Enero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '