PUBLICIDAD

Mascotas
Cómo elegir la correa adecuada para tu perro
Elegir la correa adecuada para tu perro es más complicado e importante de lo que parece. Los materiales, el grosor, o la medida son tres de los aspectos clave que debes tener en cuenta en tu elección. Te contamos el porqué.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Cómo elegir la correa adecuada para tu perro

Perro sujeta su correa con la boca

Antes de comprar la correa a tu perro ten en cuenta el material, el grosor y la longitud de la cuerda.

Elegir la correa más adecuada para nuestro perro es una decisión mucho más importante de lo que parece, porque le protege de posibles peligros o accidentes (que no sea atropellado por una bici, un patinador, o un coche, por ejemplo). Además, la correa puede convertirse en una estupenda herramienta para la comunicación y la educación, ya que podemos enseñar al perro a que no tire de la misma durante los paseos, y a que aprenda a esperar.

En el mercado existe una amplia variedad de correas para perros. Elegir la más adecuada depende de factores como la edad, la raza, el comportamiento y actividad de tu mascota, y su estado de salud

En el mercado existe una amplia variedad de correas para perros. Elegir la más adecuada depende de factores como la edad del animal, la raza, y el tipo de actividad que necesita. Para enganchar la correa tenemos la opción de hacerlo a través de un pequeño mosquetón al collar o al arnés, siendo la segunda opción la más recomendada según los últimos conocimientos veterinarios. ¿Cuál es la diferencia? Pues, básicamente, podríamos decir que los collares son más fáciles de utilizar que los arneses, pero también son más incómodos, e implican más riesgos para el animal como dolores, contusiones, o dificultad respiratoria, entre otros.

Tipos de correas para perros

Actualmente podemos encontrar correas para perros en la mayoría de tiendas de productos para animales, ya sean comercios online o comercios físicos. Pese a que hay correas muy especializadas orientadas más a entrenadores profesionales (correas de adiestramiento), o a concursos caninos (correas de cordón fino), podríamos decir que estas son las correas para perros más habituales:

  • Correas extensibles

    Correas extensibles

    Son correas que se caracterizan por un cordón fino que se enrolla de manera automática dentro de un mango de plástico. Su característica fundamental es que se pueden hacer más largas o más cortas en función del movimiento del perro o de nuestras necesidades, otorgando a ambos una mayor libertad. Al ser correas finas, están pensadas para razas pequeñas que no tienen mucha fuerza, ya que con razas mayores podrían romperse fácilmente.

  • Correas básicas

    Correas básicas

    Son aquellas fabricadas en metal, cuero o nylon, que tienen una única extensión, corta, media, o larga. En función del tamaño de la raza será más adecuada una más gruesa, y que aguante mayor fuerza, o nos bastará con una más fina. Si bien el metal suele ser más resistente, el nylon y el cuero (las de cuero son más caras, difíciles de encontrar, y más pesadas) se caracterizan por ser materiales más estéticos y apetecibles para la mayoría de los cuidadores.

5 consejos a la hora de elegir la correa de tu perro

Estos consejos seguro que te ayudarán a elegir la correa más apropiada para tu perro, de acuerdo a sus características y al uso que vayas a darle:

  1. En primer lugar, adquirir la correa en un comercio especializado o adecuado es lo más aconsejable si queremos tener garantías de la seguridad de la misma, en cuanto a calidad de la fabricación y durabilidad.
  2. Poner atención a la morfología y edad de nuestro can sin tener en cuenta modas o caprichos, ya que una correa inadecuada puede hacer de nuestros paseos una auténtica aventura.
  3. ¡Ojo al grosor! No es lo mismo elegir una correa para un perro de raza grande que para un perro de raza enana, y tampoco es igual que sea para un cachorro que para un adulto. Para razas medianas y grandes y perros adultos, lo ideal es usar una correa más ancha y fuerte. En el caso de razas pequeñas o cachorros, el grosor no es tan importante.
  4. Elegir la longitud adecuada. Aquí hay opiniones para todos los gustos. Los adiestradores más tradicionales parecen preferir las correas más cortas para tener un mayor control del perro. Los partidarios de la educación canina en positivo se muestran contrarios al empleo de estas correas, y hablan de los beneficios de utilizar correas más largas. ¿El motivo? Que con una correa más larga propietario y perro tienen mayor libertad, lo que repercute en una mejor y fluida comunicación entre cuidador y animal.
  5. Tener en cuenta los materiales. La correa ideal será aquella fabricada con materiales ligeros, mejor todavía si está engomada para que el animal no se dañe si tira, y que sea duradera. Todo ello es recomendable, tanto para nuestro bolsillo, como para nuestra comodidad y la del can.

Actualizado: 3 de Octubre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Diana Oliver

Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana
Diana Oliver

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

3%
de los propietarios de una vivienda en alquiler admite que el inquilino tenga una mascota
'Fuente: 'Portal inmobiliario Idealista’ '