PUBLICIDAD

Tercera edad
Demencia con cuerpos de Lewy
La demencia con cuerpos de Lewy, una enfermedad asociada al envejecimiento, cursa con algunos síntomas similares a la demencia asociada al párkinson o al alzhéimer, por lo que el diagnóstico diferencial precoz es esencial.
Escrito por Dr. José Antonio Nuevo González, Especialista en Medicina Interna. Servicio de Urgencias del Hospital Gregorio Marañón de Madrid

Diagnóstico de la demencia con cuerpos de Lewy

Para determinar que nos encontramos ante un diagnóstico de demencia con cuerpos de Lewy deberemos encontrar los síntomas que se han venido describiendo anteriormente: deterioro cognitivo, presencia de alucinaciones visuales, curso fluctuante de los síntomas, rasgos de parkinsonismo, y una mala respuesta clínica al uso de neurolépticos, como elementos clave.

Los test de evaluación cognitiva serán imprescindibles, como en otras ocasiones, para determinar el deterioro cognitivo-conductual. Estos síntomas pueden no presentarse conjuntamente, o en un grado muy evidente, en etapas iniciales, por lo que existen algunas pruebas que permiten acercarnos más al diagnóstico exacto de la demencia con cuerpo de Lewy, o excluir otro tipo de demencias de un perfil similar.

  • Analítica: no existen datos en el análisis de sangre que sean característicos de este trastorno, pero sí deben determinarse los niveles de vitamina B12, hormonas tiroideas, serologias de sífilis y de VIH, etcétera. Su normalidad permitirá descartar las enfermedades que sí las alteran y producen deterioro cognitivo.
  • TAC y resonancia magnética: como en otras situaciones, nos revelan la ausencia de tumores u otras alteraciones. También se puede observar una mayor atrofia de la sustancia gris con respecto a otras demencias. En el caso de patologías cerebrovasculares, como el ictus o la enfermedad de pequeño vaso cerebral (leucoaraiosis), puede darse conjuntamente con la demencia con cuerpos de Lewy, puesto que sucede de manera más frecuente en personas mayores, pero habrá que determinar si los signos y síntomas son más sugerentes de una u otra demencia. Puede diagnosticarse de demencia mixta si se detectan datos de ambas.
  • PET y SPECT cerebral (tomografía por emisión de positrones o fotón único, respectivamente): son capaces de determinar un menor metabolismo y una peor perfusión sanguinea cerebral, a nivel occipital especialmente, lo que sugiere la presencia de este tipo de demencia. La rentabilidad de esta prueba aumenta notablemente cuando se inyectan sustancias con afinidad para los núcleos dopaminérgicos cerebrales, demostrando una actividad muy deteriorada de estas zonas del cerebro.
  • Gammagrafía del corazón: se realiza mediante la administración de un radioisótopo (MIBG) que pone de manifiesto una inervacion muy disminuida de estructuras del sistema nervioso simpático que aquí se hallan.
  • Polisomnografía: en ocasiones resulta difícil realizarla si la demencia está muy avanzada, pero es útil para demostrar las alteraciones del sueño REM.

En la exploración física es habitual encontrar signos de parkinsonismo consistentes en rigidez, inestabilidad y marcha alterada. El temblor puede estar presente, pero de manera más atenuada que en la enfermedad de Parkinson. No obstante, lo característico es que el proceso inicial siempre sea la demencia, y con posterioridad aparezcan estos hallazgos.

Actualizado: 16 de Enero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

39%
es la efectividad de la vacuna de la gripe para prevenir ingresos hospitalarios en personas de entre 65 y 79 años
'Fuente: 'Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP)''

PUBLICIDAD