Cáncer de tiroides
El cáncer de tiroides es un tumor poco frecuente cuya incidencia se está incrementando. Aprende a identificar los signos que nos avisan de su aparición, ya que con un tratamiento adecuado suele tener una evolución benigna.

Tratamiento del cáncer de tiroides

Actualizado: 23 de septiembre de 2021

A modo de resumen, el tratamiento básico de los diferentes cánceres de tiroides es el siguiente (a continuación se irán detallando según las técnicas terapéuticas):

  • Carcinomas papilar y folicular: tiroidectomía casi total, administración de Iodo 131 y hormonas tiroideas a dosis supresoras de la TSH.
  • Carcinoma anaplásico: radiaciones externas, quimioterapia.
  • Carcinoma medular: tiroidectomía total con eliminación ganglionar.
  • Linfoma: radiaciones externas, quimioterapia.

Cirugía para tumores tiroideos 

Pilar básico de la terapéutica del cáncer de tiroides, ya que su finalidad es la de eliminar todo el tumor o la mayor parte de este.

En los carcinomas papilar y folicular, el tratamiento de elección es quitar la glándula casi en su totalidad, junto con ganglios si estos se encuentran afectados.

En el carcinoma medular también hay que quitar la glándula, junto con la extirpación profiláctica de los ganglios (por su alta frecuencia de afectación), ya que además en este caso es la única posibilidad de curación, porque ni el radioyodo ni las hormonas tiroideas ayudan a controlar la enfermedad.

En el carcinoma anaplásico y en el linfoma, la cirugía suele ser poco útil, y hay ocasiones en las que el tratamiento se basará en intervenciones de carácter paliativo.

Si la PAAF (ver pruebas diagnósticas) realizada ofreciese dudas, o presentara características foliculares o no concluyentes, con un factor de alto riesgo para lesión maligna, se podría llevar a cabo una extirpación amplia de la lesión, pero sin quitar toda la glándula, realizando posteriormente una biopsia de la pieza, para determinar cómo continuar el tratamiento.

Tratamiento del cáncer de tiroides

Hay que tener en cuenta que la tiroidectomía puede dejar algunas secuelas en los pacientes, que van desde problemas en la voz a dificultades en el metabolismo del calcio.

Radioyodo

Los carcinomas papilar y folicular captan yodo 131, y la administración de radioyodo sirve para facilitar la eliminación de los restos tiroideos después de la cirugía.

Tratamiento con hormonas tiroideas

La administración de hormonas tiroideas es obligatoria tras la extirpación de la glándula tiroides.

En los pacientes intervenidos por carcinoma anaplásico, medular o linfoma, la hormonoterapia se utiliza para evitar un posible hipotiroidismo, sin embargo, en el papilar y folicular se emplea también para suprimir la secreción hipofisaria de TSH (habrá que administrar dosis superiores que en los casos anteriores).

La radioterapia externa normalmente solo se usa (y en ocasiones seleccionadas) con finalidad paliativa, ya que no surte efecto para destruir los tumores. Sí puede tener efecto curativo si se asocia a quimioterapia en los linfomas tiroideos; sin embargo, en los carcinomas medulares suele resultar poco efectiva. Ver más sobre la radioterapia

Experto en cáncer de tiroides

Seguimiento del cáncer de tiroides

Los diferentes tipos de cáncer de tiroides requieren un seguimiento concreto por parte del especialista médico:

Carcinomas papilar y folicular

Unas semanas después de la cirugía se realiza “captación corporal con yodo” y, en base al resultado, se indica la dosis de yodo 131 a administrar; una vez administrado el radioyodo comienza el tratamiento con hormonas tiroideas y, tras unos meses, se realizan determinaciones de hormonas tiroideas, TSH, tiroglobulina, anticuerpos antitiroglobulina y otro rastreo con yodo.

Si con estas pruebas no se detecta enfermedad, se pautarán controles evolutivos cada 4-6 meses. Además, suele practicarse una radiografía de tórax anual. Y como las recurrencias suelen darse en los 10 primeros años se suelen determinar hormonas tiroideas, TSH, tiroglobulina y anticuerpos antitiroglobulina anualmente, hasta el sexto año, momento en que la determinación será bianual hasta los 10 años, y el rastreo con yodo se hará a los cinco, siete y nueve años.

Carcinoma anaplásico

El tratamiento suele ser paliativo, por lo que el principal seguimiento se hará para controlar la sintomatología que produzca el tumor.

Seguimiento del cáncer de tiroides

Carcinoma medular

Se realiza determinación de calcitonina plasmática cada 6-12 meses, ya que el aumento en sus niveles suele indicar metástasis, por lo que si no hay evidencia de enfermedad, pero la calcitonina está aumentada, se realizan pruebas para localizar el tumor. También se determinan otros marcadores como el CEA (antígeno carcinoembrionario), porque aunque no es tan específico, aumenta cuando hay un tumor. En caso de que se detecte un tumor, habrá que realizar cirugía de nuevo con la mayor extirpación posible.

Linfoma tiroideo

Se realizan pruebas para determinar otras posibles localizaciones del tumor.

Creado: 16 de noviembre de 2010

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD