PUBLICIDAD

Las probabilidades de sufrir una infección por cistitis se pueden reducir adoptando las siguientes pautas y medidas preventivas:

  • Beber una cantidad suficiente de agua (mínimo 6-8 vasos al día), preferiblemente de mineralización débil (también cuentan zumos e infusiones, caldos...).
  • Orinar con frecuencia y vaciar la vejiga totalmente. No hay que aguantarse las ganas de orinar, ya que favorece la proliferación de gérmenes y consecuentemente de infecciones.
  • Miccionar siempre después del acto sexual para eliminar las posibles bacterias que hayan penetrado durante el coito.
  • Evitar los lavados vaginales frecuentes.
  • Después de una evacuación digestiva, las mujeres deben limpiarse de delante hacia atrás, para evitar que las bacterias que pueda haber en el ano pasen a la vagina o la uretra.
  • Tomar zumos de naranja o de arándanos cranberry hace que la orina se acidifique, lo que favorece la eliminación de los gérmenes. Además, los arándanos tienen otro efecto positivo: dificultan la adhesión de las bacterias a la pared de la vejiga.
  • Cuando vuelvas de la playa o la piscina no permanezcas sentado mucho tiempo con la ropa mojada.
  • Come de manera equillibrada y ordenada, despacio y masticando bien los alimentos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD