Heterocromía: cada ojo de un color, ¿es preocupante?

La heterocromía congénita es una alteración del color del iris que hace que un bebé nazca con un ojo de cada color, pero también es posible adquirir esta condición a lo largo de la vida. Conoce sus causas y enfermedades asociadas.
Heterocromía: tener cada ojo de un color

Actualizado: 28 de junio de 2022

Seguramente habrás visto alguna vez a un gato con los ojos de diferente color; por ejemplo, uno azul y el otro marrón. Este fenómeno, que se conoce como heterocromía, no es exclusivo de los felinos, ya que también ocurre en los perros (como el Husky), los primates no humanos, o las personas. De hecho, la cantante argentina Nathy Peluso tiene cada ojo de un color, una particularidad que comparte con otros famosos como el fallecido cantante David Bowie, la actriz Jane Seymour, o Dan Aykroyd, el protagonista de Los cazafantasmas.

PUBLICIDAD

“La heterocromía –nos explica el Dr. Carlos Lisa, oftalmólogo de la Unidad de Córnea y Cristalino del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega– consiste en una alteración del pigmento del iris que causa que los ojos sean de colores distintos. Se produce por una mutación a causa de la falta de melanina, que es la que da el color a los ojos. Es muy poco frecuente padecerla, en torno al 0,1% de la población lo presenta”.

Tipos de heterocromía y causas

El Dr. Lisa señala que esta alteración puede afectar a los ojos de forma total, parcial o central, y que en función de ello se distinguen tres tipos de heterocromía:

  • Heterocromía Iridium, completa o total: los dos ojos pueden ser de colores distintos.
  • Heterocromía Iridis o parcial: solo una parte del iris es de un color distinto al resto.

    PUBLICIDAD

  • Heterocromía central: la parte central del iris tiene un color distinto al de la parte periférica y forma un anillo en torno a la pupila.

Y dependiendo del momento en el que aparezca se distingue entre:

  • Heterocromía congénita: se produce desde el nacimiento, o a los pocos días de nacer. Es muy poco frecuente y su aparición estaría estrechamente vinculada a la herencia genética y no está asociada con ninguna enfermedad. 
  • Heterocromía adquirida: cuando el cambio de color del iris se produce en edades más avanzadas, y puede constituir un signo clínico asociado a una enfermedad oftalmológica como la uveítis, al uso de ciertos fármacos que pueden provocar el tumores del iris, cambio de tonalidad del iris (como las gotas para el glaucoma) o a cirugías, inflamaciones o traumatismos oculares… Por ello es importante acudir al oftalmólogo para descartar cualquier patología, aconseja el Dr. Lisa.

    PUBLICIDAD

Mujer con heterocromia en un ojo

El Dr. Royo Sans añade que en el caso de que la heterocromía sea adquirida “siempre deberemos hacer un examen exhaustivo del ojo, ya que se asocia con frecuencia a enfermedades oftalmológicas, como inflamaciones intraoculares, glaucoma, traumatismos, e incluso puede estar producida por el uso continuado de colirios para el glaucoma de la familia de las prostaglandinas”.

Qué factores determinan el color de nuestros ojos

Los principales factores que determinan el color de nuestros ojos son genéticos, afirma el Dr. Mariano Royo Sans, responsable del Servicio de Oftalmología del Hospital San Rafael de Madrid: “los genes determinan el depósito y combinaciones de las diferentes melaninas; eumelanina (color marrón oscuro), feomelanina (color amarillo-rojizo) y lipocromo blanco, amarillo y rojo”.

PUBLICIDAD

El Dr. Lisa añade que “el color de los ojos viene determinado genéticamente por el ADN, pero el azar también juega un papel importante, ya que los surcos, fisuras y marcas que se observan en el iris surgen aleatoriamente durante el desarrollo fetal en el vientre materno”.

“El color de los ojos viene determinado genéticamente por el ADN, pero los surcos, fisuras y marcas que se observan en el iris surgen aleatoriamente durante el desarrollo fetal en el vientre materno”

Hombre con ojos cada uno de un color

Es frecuente que un bebé nazca con los ojos azules y que después sus iris cambien de color. El Dr. Royo nos explica que a menudo los recién nacidos presentan una cantidad mínima de melanina en la parte anterior del iris y, según se van exponiendo a la luz, los melanocitos empiezan a producir melanina y así el color del iris empieza a cambiar hacia su coloración adulta. A los tres años ya casi no va a cambiar el color, aunque puede oscurecerse hasta pasados los cinco o seis años”.

PUBLICIDAD

Mi bebé tiene un ojo de cada color, ¿debo preocuparme?

El responsable del Servicio de Oftalmología del Hospital San Rafael afirma que el hecho de que un bebé tenga un ojo de cada color “no tiene por qué significar una enfermedad”, pero que “cuando se nace con heterocromía es necesario hacer una exploración inicial de los ojos y un seguimiento en el tiempo. También una encuesta familiar buscando alteraciones genéticas entre los miembros cercanos”.

Ojo de cada color

“La mayoría de los casos son de origen genético y no se encuentran asociados a anomalías oculares. Pero, como hemos dicho, hay enfermedades congénitas, la mayoría hereditarias, que presentan heterocromía”. Según este especialista “la simple inspección” puede ofrecer datos sobre “enfermedades que se asocian a heterocromía del iris. En el Síndrome de Horner, además de la heterocromía, se aprecia una pupila más pequeña y un párpado caído. En la neurofibromatosis aparecen nódulos en el iris y manchas color café con leche en la piel…”.

PUBLICIDAD

El Dr. Carlos Lisa también señala que “los niños que nacen con heterocromía no tienen ningún síntoma y solo les afecta a la estética, y no al campo visual. Sin embargo, en ocasiones esta patología puede ser síntoma de otra afección y estar asociada a enfermedades raras como el síndrome de Claude-Bernand-Horner o la neurofibromatosis. Por ello, una vez detectada es importante acudir al oftalmólogo para controlar su causa y descartar otras enfermedades”.

Creado: 5 de abril de 2022

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD