PUBLICIDAD

Síndrome de la mano alienígena

El síndrome de la mano alienígena es un trastorno neurológico poco común que provoca que los afectados tengan una total ausencia de control sobre una de sus manos. Descubre sus causas y repercusiones en el día.
Síndrome de la mano alienígena

Imaginad por un momento que una de vuestras manos adquiere vida y actúa por voluntad propia, de forma totalmente ajena a vuestros deseos y voluntades. Seguid imaginando que os veis abriendo puertas que se cruzan en vuestro camino o manejando objetos de forma totalmente compulsiva, sin que vosotros queráis o tengáis la intención de hacerlo, pero sintiéndoos incapaces de gobernar esa mano. ¿Podéis poneros en situación? Parece ciencia ficción, pero no lo es. Y, si no, que se lo digan a quienes sufren el conocido como síndrome de la mano alienígena.

También conocido como síndrome de la mano ajena, se trata de un trastorno neurológico considerado raro por su baja prevalencia y que fue descrito por primera vez en 1909. El cineasta Stanley Kubrick quedó tan impresionado por él que lo llevó a la gran pantalla en 1964 en la película ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú, en la que un antiguo científico del régimen nazi, el doctor Strangelove, padece el síndrome, de ahí que este también sea conocido desde entonces como el síndrome del Dr. Strangelove.

Por qué aparece el síndrome de la mano alienígena

Como trastorno neurológico que es, el síndrome de la mano alienígena tiene su origen en daños ocasionados en el cerebro, generalmente en el cuerpo calloso, que es la zona de fibras nerviosas que une los dos hemisferios cerebrales, impidiendo la correcta comunicación entre ellos. Por ello, una buena parte de los casos diagnosticados se producen tras operaciones quirúrgicas conocidas como comisurotomías, que consisten en la sección del cuerpo calloso para tratar enfermedades como la epilepsia.

El cineasta Stanley Kubrick quedó tan impresionado por el síndrome de la mano alienígena que lo llevó a la gran pantalla en 1964 en la película ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú

Pero la cirugía no es la única causa de la aparición de este extraño fenómeno, sino que también se han diagnosticado casos de mano alien o extraña asociados a otros incidentes y enfermedades como tumores cerebrales, derrames, aneurismas, traumatismos cranoencefálicos y enfermedades neurodegenerativas.

En ese sentido, un estudio de 2014 en el que se examinó a 150 pacientes con mano alienígena desarrollada por cualquiera de las causas antes mencionadas, concluía que este fenómeno “está parcialmente relacionado con el daño subyacente a la corteza parietal, especialmente la parietal derecha, que lo desconecta de otras áreas corticales”, de forma que lo habitual es que la mano ajena sea la izquierda o no dominante.

Síntomas y repercusiones de sufrir el síndrome de la mano alienígena

El síntoma más habitual de este síndrome es la total ausencia de control sobre la mano afectada, que actúa de forma independiente, generalmente, según han podido comprobar diversos estudios, en respuesta a estímulos que aparecen en su camino como pomos de puertas u objetos que están a su alcance. La intensidad de estos síntomas puede variar, y se ha comprobado que se exacerban cuando la persona afectada sufre situaciones de estrés y ansiedad.

Problemas cerebrales

El síndrome de la mano alienígena puede llegar a tal punto que el paciente ni siquiera se dé cuenta de los movimientos que realiza por su cuenta la mano afectada –lo que puede interferir en las acciones que quiere llevar a cabo con su mano sana–, o al extremo de que el paciente llegue a sentir que la mano le es realmente ajena y no pertenece a su cuerpo, aunque sí se conserve la sensibilidad de la extremidad. En estos casos el síndrome puede generar también en algunos individuos otros problemas de índole psicológica, como ataques de pánico y ansiedad al comprobar la total ausencia de control sobre la extremidad.

El síndrome de la mano alienígena tiene su origen en daños ocasionados en el cerebro, que impiden la correcta comunicación entre los hemisferios cerebrales

¿Es posible recuperar el control de la mano ajena?

En la actualidad no existe ningún tratamiento específico para este síndrome que, en función de cuál sea su desencadenante, puede desaparecer a medida que las personas se recuperan (de un derramen cerebral, por ejemplo), o la medicación para la enfermedad que lo ha provocado (el cáncer, por ejemplo) empieza a hacer su efecto. El diagnóstico es mucho menos optimista en el caso de las personas afectadas por enfermedades neurodegenerativas.

Síndrome de la mano alienígena

No obstante, y a pesar de la ausencia de tratamiento, se ha comprobado que la terapia de la caja de espejo –utilizada habitualmente con personas que han perdido una extremidad–, las técnicas de terapia cognitiva y las terapias de aprendizaje de tareas, pueden ayudar a controlar los síntomas del síndrome de la mano extraña. También el entrenamiento para enseñar a las personas afectadas a tener ocupada la mayor parte del tiempo posible la mano ajena, para de esta forma reducir la cantidad de movimientos independientes llevados a cabo por esta.

Actualizado: 14 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD