Cerdo vietnamita
Gracias a su simpatía y limpieza, el cerdo vietnamita atrajo a aquellos que deseaban tener una mascota diferente, convirtiéndose en el animal de compañía de moda. Conoce los cuidados, alimentación e higiene que requiere.

Consejos para la compra de un cerdo vietnamita

Consejos para la compra de un cerdo vietnamita
Si está bien educado, el cerdo vietnamita es cariñoso y agradecido pero, en caso contrario, puede llegar a ser un pequeño tirano.

Actualizado: 7 de septiembre de 2020

Si decides tener un cerdo vietnamita como mascota debes tener en cuenta que deberás dedicarle bastante tiempo, tanto para sacarlo a pasear, y evitar que engorde demasiado, como para enseñarle lo que debe o no hacer, ya que bien educado es un animal cariñoso y agradecido pero, en caso contrario, puede llegar a ser un pequeño tirano.

Tendrás que ser paciente, llevarle un buen seguimiento desde pequeñito, y controlar mucho su alimentación. Y es que los cerditos vietnamitas comen todo lo que les des, o lo que haya a su alcance, así que debes evitar dejar cualquier alimento al que pueda acceder fácilmente, ya que pueden incluso aprender a abrir cajones o neveras si no se les educa correctamente.

También hay que tener en cuenta el destete, pues un cerdo que ha sido mal separado de la madre puede llegar a tener muy mal humor y convertirse en una mascota difícil de soportar. Por tanto, intenta seguir el nacimiento y los primeros días de tu cerdo vietnamita, y cuida todos esos detalles que harán más fácil su adiestramiento posterior.

Los cerdos vietnamitas suelen tener problemas para subir escaleras, pero este inconveniente puede no serlo si desde pequeño se le enseña y acostumbra a subirlas. De todos modos, piensa que lo ideal es que tengan un espacio al aire libre para sentirse cómodos y evitar que se sientan ansiosos o estresados. Además, un poco de ejercicio de vez en cuando no les viene mal.

Creado: 23 de junio de 2015

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD