PUBLICIDAD

Cómo educar a tu perro sin castigos
Si deseas adiestrar a tu perro con buenos resultados y sin autoritarismo, conoce la educación canina en positivo, basada en el refuerzo de las buenas acciones y comportamientos, y libre de gritos y castigos.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Consejos para educar a tu perro en positivo

Consejos para educar a tu perro en positivo

Nadie dijo que cuidar y educar a un perro fuera sencillo. Por mucho que leamos, por mucho que estemos rodeados de personas que comparten su día a día con un perro, hasta que no nos enfrentamos a esta tarea no vemos la magnitud de nuestra responsabilidad; especialmente cuando llegan a casa en su etapa de cachorro y son como un torbellino deseando aprender, descubrir y explorar.

Para arrojar algo de luz sobre la educación del perro en positivo, libre de autoritarismo, gritos o castigos, Ingrid Ramón, educadora canina y autora de Entiende y educa a tu perro, nos da algunas recomendaciones a tener en cuenta:

  • Las personas que se deciden a cuidar de un perro, tenga la edad que tenga, deberían aprender antes cómo deben educarle y guiarle. Para ello, la experta cree que lo ideal es que si no tienen conocimientos previos busquen un buen profesional que les dé las recomendaciones necesarias, de manera que se eviten problemas a futuro.
  • Hay que tener claro que los buenos resultados no se consiguen solo empleando comida como refuerzo positivo, sino que es imprescindible que ese recurso sea bien utilizado. Los comportamientos adecuados se premian con alimento, por ejemplo, cuando camina a nuestro lado, o cuando no destroza mobiliario. Pero no se trata de que ese premio con comida se mantenga para siempre, sino que hay que ir retirándolo de manera gradual hasta que desaparezca, o prácticamente ya no sea necesario.
  • Si se parte de la premisa de que “hay que premiar los comportamientos que hagan bien”, la educación en positivo se centrará entonces en lo que el animal hace de manera correcta, y no en castigar lo que hace mal. Por tanto, y como señala Ingrid Ramón, los castigos y gritos lo único que consiguen es que el animal se frustre, que tenga una menor autoestima, y que la relación con su cuidador no sea satisfactoria.
  • La evitación de peligros, fuentes de conflicto y actitudes incorrectas son siempre la mejor herramienta de prevención para evitar que en el futuro surjan problemas o se instauren comportamientos inadecuados.
  • Por último, –advierte la educadora–, si el perro no responde de manera adecuada será porque el guía “no lo esté haciendo correctamente, no porque la técnica no funcione”. Y remite de nuevo a la búsqueda de un buen profesional que pueda echar un cable.

Actualizado: 22 de Noviembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD