PUBLICIDAD

Cómo educar a tu perro sin castigos
Si deseas adiestrar a tu perro con buenos resultados y sin autoritarismo, conoce la educación canina en positivo, basada en el refuerzo de las buenas acciones y comportamientos, y libre de gritos y castigos.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

El lenguaje corporal en la educación positiva de tu perro

Lenguaje corporal en la educación positiva de tu perro

En el cuidado y la educación del perro lo deseable es que se establezca una relación basada en la confianza mutua y el respeto; no se trata de una lucha de poder, sino de cooperación. En este sentido, importan mucho nuestros actos, pero también nuestro lenguaje verbal y corporal cuando nos dirigimos al can.

“Si tenemos en cuenta que los perros se comunican en el 97% con el lenguaje corporal, sabremos que también es importante nuestro lenguaje corporal, porque el perro nos está leyendo continuamente. Nosotros deberíamos hacer lo mismo como guías con él: leer el lenguaje corporal del perro, porque es el lenguaje a través del cual se va a comunicar con nosotros y con su entorno”, explica Ingrid Ramón, educadora canina y autora de 'Entiende y educa a tu perro'.

Dado que el lenguaje verbal es nuestra vía principal de comunicación entre humanos, también es importante cómo nos dirigimos al perro. ¿La razón? Para la educadora canina radica en que “los perros son muy adaptables y terminan aprendiendo también a descifrar el lenguaje verbal si lo hacemos correctamente”, ya que a veces con las palabras estamos transmitiendo un mensaje y con el cuerpo, otro. Nuestro papel, por tanto, es mantener la coherencia entre lo que decimos y las señales que transmite nuestro cuerpo, que aprendamos a comunicarnos con él.

Y no sólo lo que decimos, sino también cómo lo decimos: los gritos a la mascota no sólo no educan, sino que pueden ser contraproducentes. “La antigua teoría que decía que las órdenes han de ser secas y firmes, lo único que hace es asustar al perro, lo que ralentiza sus comportamientos”, señala Ingrid Ramón, quien añade que “se le ha de hablar con un tono más afable, más cordial, sin gritos innecesarios”. Ocurre que actualmente se sabe, además, que los perros escuchan mejor los sonidos agudos, por lo que suelen responder mejor a este tipo de tonos.

Actualizado: 27 de Agosto de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD