PUBLICIDAD

Descubren por qué los niños tienen la resistencia propia de un atleta

Los niños tienen más resistencia física y se cansan menos que los adultos, y ahora un estudio ha demostrado por qué se recuperan incluso antes que un atleta profesional tras realizar ejercicio de alta intensidad.
Escrito por: Eva Salabert

27/04/2018

Niños con resistencia física e hiperactivos

Los niños tenían mejor condición física que los adultos sedentarios porque utilizan más su metabolismo aeróbico.

La ciencia acaba de demostrar algo que los padres ya sabían, que los niños no se cansan fácilmente, y continúan jugando y desplegando una tremenda vitalidad cuando los adultos ya están agotados. Esto, según los resultados de un estudio publicado en Frontiers in Physiology, tiene una explicación científica y es que los menores no solo tienen mayor resistencia a la fatiga que los adultos, sino que también se recuperan antes tras realizar ejercicio de alta intensidad.

En la investigación se ha comparado la producción de energía y la recuperación muscular tras la actividad física en niños y adultos, y para ello se hicieron tres grupos: uno formado por 12 niños varones de entre ocho y 13 años que no solían realizar ejercicio intenso, otro por 12 hombres de entre 19 y 23 que tampoco se entrenaban regularmente, y el tercero por 13 atletas masculinos, de entre 19 y 27 años, que competían en triatlones o carreras ciclistas a nivel internacional.

Los niños se cansan menos al realizar ejercicio de alta intensidad y su ritmo cardíaco recobra su estado normal rápidamente

Para evaluar a los participantes se tuvieron en cuenta las dos formas en las que el organismo produce energía: aeróbica –utilizando el oxígeno de la sangre–, o anaeróbica –poduciendo acidosis y lactato–, que provoca fatiga muscular. Todos los grupos se sometieron a intensas sesiones de bicicleta, y tras ello se midieron sus niveles de oxígeno, su frecuencia cardíaca, y las tasas de eliminación de lactato.

Los resultados mostraron que los niños tenían mejor condición física que los adultos sedentarios, y que se cansaban menos al realizar ejercicio de alta intensidad porque utilizan más su metabolismo aeróbico. Además, su ritmo cardíaco recobra su estado normal rápidamente, lo que demuestra que se recuperan antes incluso que los atletas, algo que los investigadores atribuyen a que los niños pueden recobrar enseguida los niveles de lactato en sangre que tenían antes de comenzar el ejercicio.

Realizar ejercicio físico en la infancia previene enfermedades

Como ha explicado Sébastien Ratel, profesor de Fisiología del Ejercicio en la Universidad de Clermont Auvergne (Francia), y uno de los autores del estudio, aunque la capacidad cardiovascular de los niños es limitada, sus movimientos son menos eficientes, y necesitan dar más pasos para recorrer la misma distancia, esto se compensa con el desarrollo de músculos resistentes a la fatiga y la capacidad de recuperarse rápidamente tras realizar ejercicio de alta intensidad.

El experto ha añadido que se debería aprovechar la excelente resistencia muscular de niños y adolescentes en la práctica de otras actividades como la fuerza muscular, la velocidad de sprint o la técnica deportiva, ya que de esta manera se puede optimizar su entrenamiento físico. La aptitud aeróbica de los pequeños se reduce progresivamente a medida que cumplen años, por lo que Ratel recomienda que adolescentes y adultos practiquen actividades que mejoren su capacidad aeróbica muscular, ya que esto puede ayudar a prevenir enfermedades.

Los autores del trabajo han declarado que sus hallazgos contribuirán al desarrollo del potencial atlético de los niños y adolescentes. Además, en los últimos años se ha producido un aumento de patologías asociadas al sedentarismo, por lo que conocer los cambios fisiológicos que experimenta el organismo a lo largo de la vida también podría ayudar a comprender cómo afecta el ejercicio físico al riesgo de padecer enfermedades como la diabetes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD