PUBLICIDAD

Noticias Ejercicio y deporte

Fomentar que tu hijo haga ejercicio mejora sus notas y su autoestima

El apoyo de los padres es fundamental para que los adolescentes practiquen ejercicio físico. Animar o acompañar a los hijos a hacer deporte aumenta su frecuencia de actividad, su rendimiento académico, y su autoestima.
Padres con hijos haciendo ejercicio

Los niños se sienten más motivados a hacer ejercicio si los padres les apoyan.

11 de Agosto de 2017

Durante la adolescencia los padres reducen la atención en la práctica de ejercicio físico de sus hijos, una fase crítica en la que se puede producir un incremento de las actitudes sedentarias. Así lo ha advertido Emilio José Martínez, profesor de la Universidad de Jaén (UJA), y director de una investigación que tiene como objetivo conocer cómo el apoyo parental puede influir en la realización de actividades, en el rendimiento académico, y en la autoestima de los más jóvenes.

En los resultados del estudio, realizado con un grupo de estudiantes de entre 12 y 18 años de Jaén y sus padres, se ha podido observar que el apoyo de los progenitores en la práctica de ejercicio físico, ya sea mediante ánimos, dinero para las clases, o el acompañamiento a las instalaciones, se traduce en un aumento de la frecuencia en la actividad de los adolescentes, unas mejores calificaciones en las asignaturas troncales, y a la vez una mejor autoestima y valoración propias.

La actitud de los padres, clave para que los hijos hagan ejercicio

Para desarrollar el trabajo, el grupo de investigación de Actividad Física Aplicada a la Educación y la Salud (AFAES) de la UJA, ha estado dos años analizando la influencia del contexto familiar en las actividades deportivas de los hijos. Para ello se pusieron en funcionamiento dos programas extraescolares en los que había que hacer ejercicio, entre moderado y vigoroso, al menos durante una hora diaria. La elección del deporte o actividad era libre y debía ser supervisada por los padres y profesores de Educación Física. El tiempo del ejercicio, las calorías quemadas, y la frecuencia cardiaca, se registraron mediante un pulsómetro, y en otros casos por un podómetro.

Los adolescentes se sienten más motivados y se divierten más practicando ejercicio físico si cuentan con el apoyo de sus padres

Los investigadores han explicado que los menores se sienten más motivados a la hora de hacer ejercicio, y les divierte más, si sienten el apoyo de sus padres para hacerlo. En concreto en el rendimiento académico, no es el primer estudio que relaciona ser activo con tener mejores calificaciones y, en este caso, se ha demostrado que el resultado era independiente del nivel socio-educativo de los padres. La suma de todos estos factores hace que los adolescentes presenten una buena autoestima, según el estudio.

Menos ejercicio del recomendado

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar al menos una hora de ejercicio durante cinco días a la semana para ser considerado una persona activa. Sin embargo, el director de este estudio, Emilio José Martínez, asegura que con solo las dos horas lectivas de Educación Física a la semana que se imparten en el colegio no es suficiente. Por ello, insta a los padres a que fomenten el deporte entre sus hijos para que niños y adolescentes puedan conseguir los grandes beneficios a corto y largo plazo de hacer ejercicio.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD