PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

Por qué no debes dormir boca arriba al final del embarazo

Dormir de espaldas en el tercer trimestre del embarazo puede duplicar el riesgo de que el bebé muera, debido a que en esta postura el peso del feto presiona los vasos sanguíneos y reduce el aporte de sangre y oxígeno que recibe.
Mujer embarazada durmiendo boca arriba

28 de Noviembre de 2017

Una nueva investigación ha confirmado que si la embarazada se coloca boca arriba para dormir en el tercer trimestre del embarazo aumenta el riesgo de muerte fetal. En el estudio, que ha sido realizado por investigadores del Hospital St. Mary de Manchester (Reino Unido), se han analizado los datos de 1.024 mujeres, 291 de las cuales perdieron a su bebé en la última etapa de la gestación.

Los resultados del trabajo, que se han publicado en International Journal of Obstetrics and Gynaecology, sugieren que el 3,7% de las pérdidas fetales que se produjeron a partir de la 28 semana de embarazo se asociaban a la postura –tumbada de espaldas– que adoptó la mujer al dormir, y que colocarse tumbada sobre la espalda en vez de sobre uno de los lados se vinculaba a un riesgo 2,3 veces superior de muerte fetal.

Aunque se trata de un estudio prospectivo que no puede establecer las causas de esta asociación, sus autores han explicado que los datos obtenidos señalan que, cuando la futura madre adopta esta posición, el peso del feto presiona los vasos sanguíneos, y esto reduce el flujo sanguíneo y el oxígeno que le llegan.

Dormir de lado en el último trimestre del embarazo podría salvar la vida de hasta 100.000 bebés al año en todo el mundo

Dormir de lado para prevenir la muerte prematura del feto

Evitar las malas posturas durante el sueño de la gestante, según estos expertos, podría salvar la vida de hasta 100.000 bebés en todo el mundo. Para evitarlo, se ha puesto en marcha una campaña, que incluye un vídeo en el que se informa de la importancia de cuidar la postura al dormir durante el último trimestre del embarazo, y se ofrecen consejos para evitar tumbarse de espaldas durante el sueño (tanto si es una siesta como el descanso nocturno), como colocar almohadas o cojines detrás de la espalda, o comprobar la posición en la que te encuentras si te despiertas durante la noche.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD