Las embarazadas con COVID-19 tienen más cesáreas, hipoxia y trombos

Descubren que las mujeres embarazadas con COVID-19 podrían tener más complicaciones durante el embarazo, pues parece ser que el virus causa trombos en la placenta, y en el momento del parto, como hipoxia y necesidad de cesárea.
Escrito por: Natalia Castejón

23/10/2020

Complicaciones en embarazadas con COVID-19

El 51º Congreso Mundial de Salud Pulmonar ha revelado nuevos datos sobre los efectos que podría tener el SARS-CoV-2 en el embarazo. Según dos de las investigaciones dadas a conocer, las mujeres que contraen el COVID-19 durante la gestación tienen más riesgo de presentar complicaciones durante la gestación, como trombos en la placenta, y de hipoxia durante el parto y de requerir cesárea, algo que se agrava si las madres tienen obesidad previa al parto.

El primer estudio, realizado por el Centro Médico Weill Cornell (EE.UU.), hizo un seguimiento de los nacimientos de 675 mujeres, donde 70 de ellas tenían un diagnóstico positivo de COVID-19, la mayoría de ellas asintomáticas. Los resultados, publicados en Obstetrics & Gynaecology, dejaron ver que el 46% de las enfermas con coronavirus necesitaron recurrir a la cesárea para dar a luz, frente a un 30% de las mujeres sanas.

El 48,3% de las embarazadas con COVID-19 tuvieron trombos en la placenta, aumentando el riesgo de preeclampsia y desprendimientos de la placenta

Además, encontraron que el 12,6% de las embarazadas con COVID-19 presentaron fiebre, hipoxia –reducción del oxígeno en el cerebro– y necesitaron ser hospitalizadas, mientras que este dato en las que no tenían esta enfermedad se reducía a un 4,5%. Malavika Prabhu, principal autora del estudio, ha expuesto que el 12,9% de las gestantes enfermas notificaron alguna complicación posparto, frente a un 4,5% de las que no tenían el virus.

Por último, se observaron trombos en la placenta en el 48,3% de las embarazadas con COVID-19, en comparación con el 11,3% de las sanas, esta alteración puede causar una reducción en la ganancia de peso de los bebés, preeclampsia, desprendimientos de la placenta e incluso la muerte del feto. Los datos, según Prabhu, podrían indicar que estamos ante una de las secuelas específicas del SARS-CoV-2 en las gestantes, aunque advierte que se necesitan llevar a cabo más investigaciones.

La obesidad en el embarazo aumenta el riesgo de síntomas más graves

En la segunda investigación, realizada por la Universidad de Washington (EE.UU.), se analizó a 240 embarazadas con COVID-19, donde más de la mitad estaba en el tercer trimestre de gestación, el 45% tenía obesidad y un 71% presentaba síntomas de la enfermedad. Gracias a ellas se encontró una prevalencia del coronavirus en embarazadas con obesidad, que, según Kristina Adams Waldorf, coautora del estudio, podría deberse a que el exceso del tejido adiposo interferiría en la respuesta inmune al interferón tipo I, que es secretada como defensa hacia patógenos como virus, parásitos o bacterias, entre otros.

Otro de los motivos que baraja la experta es que la obesidad pueda interferir en la mecánica pulmonar y en el trabajo respiratorio, lo que haría que las embarazadas con obesidad sean más proclives a presentar síntomas durante la infección con SARS-CoV-2.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD