PUBLICIDAD

La contaminación del aire aumenta hasta un 13% el riesgo de aborto

La inflamación y el estrés oxidativo provocados por la exposición de la embarazada a la contaminación atmosférica pueden dificultar el correcto desarrollo de la placenta o del feto, y aumentar el riesgo de sufrir un aborto.

30/11/2017

Mujer embarazada en la ciudad con aire contaminado

La contaminación atmosférica provoca inflamación y estrés oxidativo que daña al embarazo.

La exposición continuada al aire contaminado por ozono o partículas finas (PM10 y PM2,5) procedentes del tráfico puede aumentar hasta un 13% el riesgo de aborto espontáneo, según ha revelado el análisis de los datos de un estudio llevado a cabo por los Institutos Nacionales de la Salud de Estados Unidos, en el que se siguió a 501 parejas residentes en Michigan y Texas, entre 2005 y 2009.

Durante ese periodo 343 parejas concibieron un hijo, pero 98 de las mujeres (el 28%) sufrieron un aborto en las primeras 18 semanas de embarazo. Los investigadores evaluaron la exposición de estas personas a la polución del aire de acuerdo a los niveles de contaminación detectados en sus lugares de residencia, con el objetivo de determinar si respirar aire contaminado habría podido afectar al desarrollo de la gestación.

Los resultados de la investigación, publicada en Fertility and Sterility, mostraron que mientras que la exposición al ozono se relacionaba con un aumento del 12% en el riesgo de perder el embarazo, respirar aire contaminado por partículas aéreas finas incrementaba dicho riesgo en un 13%, unos valores que se mantuvieron tras ajustar otros factores que pueden influir sobre el desarrollo y la buena salud de la gestación como la edad, el nivel cultural y económico, la raza, el peso, el consumo de cafeína y suplementos vitamínicos o la fertilidad.

Los investigadores estiman que nueve de los 98 abortos se hubieran podido evitar si los niveles de contaminación del aire a los que se expusieron las mujeres embarazadas hubieran sido menores

La contaminación atmosférica perjudica la salud del embarazo

En opinión de los investigadores nueve de los 98 abortos se hubieran podido evitar en el caso de que los niveles de contaminación del aire a los que se expusieron las mujeres embarazadas hubieran sido menores o hubieran respirado aire limpio, aunque el estudio no ha establecido una relación de causa efecto entre la contaminación atmosférica y el mayor riesgo de perder al bebé, y no demostró que la exposición al esmog provocará el aborto, sino solo que existía una asociación.

Pauline Mendola, investigadora en el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver de los NIH, y autora principal de este trabajo, ha explicado que la contaminación atmosférica provoca inflamación y estrés oxidativo, que podrían perjudicar el embarazo de varias formas; por ejemplo, interfiriendo en la implantación del óvulo fertilizado en el útero, dificultando el correcto desarrollo del feto, o causando problemas en la placenta.

Mendola también ha declarado que tiene la intención de comprobar estos hallazgos en grupos de población mayores, así como analizar en profundidad las formas biológicas en las que la polución de aire podría afectar negativamente al embarazo. Mientras tanto, la experta aconseja a las embarazadas que cuando se produzcan alertas sobre la mala calidad del aire, adopten medidas para protegerse similares a las recomendadas a las personas que padecen asma, o cualquier otra enfermedad del aparato respiratorio.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD