PUBLICIDAD

Los perros más grandes tienen mejor memoria y control de su conducta

El mayor tamaño de un perro, y por tanto el de su cerebro, favorece que tenga mejores habilidades cognitivas y mejor conducta, como una buena memoria o más autocontrol, que los canes más pequeños.
Escrito por: Natalia Castejón

08/02/2019

Perro grande

Los perros más grandes, con cerebros más grandes, se desempeñan mejor en ciertas medidas de inteligencia que los canes más pequeños. Así, los perros de mayor tamaño disfrutan de una mejor memoria a corto plazo y tienen más capacidad de autocontrol que sus contrapartes de menor tamaño, independientemente del grado de entrenamiento que los perros habían recibido. Son las conclusiones de un estudio realizado por un grupo de investigadores del Centro de Cognición Canina de la Universidad de Arizona, que ha analizado a más de 7.000 canes de 74 razas diferentes, desde chihuahuas, hasta grandes daneses.

La revista Animal Cognition ha sido la encargada de recoger los resultados de esta investigación, que se realizó en dos fases diferentes; la primera de ellas medía la memoria a corto plazo del animal mediante el juego de esconder pelotas bajo vasos colocados hacia abajo, que tras un tiempo determinado los canes debían recordar.

Los canes con cerebros más grandes superan a los cachorros más pequeños en las medidas de las funciones ejecutivas

La siguiente prueba pretendía evaluar el nivel de autocontrol de las mascotas, y consistió en colocar una golosina delante de los perros sentados, y sus dueños tenían que ordenarles que no se la comiesen; transcurrido un tiempo, los adultos se tapaban los ojos y se comenzaba a contabilizar el tiempo que tardaban los animales en sucumbir a la tentación de comerse el alimento.

El tamaño del cerebro es clave para las habilidades cognitivas

Los resultados mostraron que los perros más pequeños tardaban más en encontrar la bola de los vasos que los grandes y, sin embargo, eran más rápidos lanzándose a comer la golosina. Daniel Horschler y el resto de autores, han concluido que, en base a lo observado, parece ser que los canes más grandes superan a los cachorros más pequeños en las medidas de las funciones ejecutivas, un conjunto de procesos cognitivos que son necesarios para controlar mejor su comportamiento y coordinar otras habilidades y conductas cognitivas.

Según explican, el tamaño del perro –y, por tanto, el de su cerebro– está relacionado de alguna manera con la cognición del animal, y plantean que seguirán analizando esta asociación para conocerla más a fondo, además de averiguar las pequeñas diferencias que existan entre distintas variedades de la misma raza, como puede ser el caniche en miniatura y el caniche estándar. No obstante, Horschler aclara que el tamaño cerebral canino no parece estar asociado con todos los tipos de inteligencia, ya que no es un factor que permita predecir el rendimiento de un perro en las pruebas de inteligencia social, ni está asociado a la capacidad de razonamiento inferencial de un perro.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD