PUBLICIDAD

Noticias Mascotas

Los perros proporcionan bienestar a personas con trastornos mentales

Los perros suponen un apoyo muy importante para personas con enfermedades mentales, pues además de proporcionarles compañía, también les hacen distraerse de sus síntomas y les proporcionan seguridad en ellos mismos.
Persona con trastorno mental acariciando a un perro

Los perros constituyen una importante fuente de conexión emocional y compañía, similar a la que aportaría una relación humana.

21 de Diciembre de 2016

Son numerosos los estudios que afirman que tener un animal de compañía es beneficioso para la salud, especialmente si son perros. La última investigación sobre el tema ha sido realizada por expertos de la Universidad de Manchester (Reino Unido) y ha demostrado que los canes pueden ayudar en el bienestar psicológico de las personas con trastornos mentales graves y manejar mejor su enfermedad.

El estudio se llevó a cabo gracias a la participación de 54 personas mayores de edad, diagnosticadas con alguna enfermedad mental grave y miembros del programa de salud mental de Manchester y Southampton. Las conclusiones se obtuvieron de una pregunta clave que se realizó a cada uno en entrevistas de 20 a 90 minutos. La cuestión a responder era: “¿Quién o qué crees que es más importante para ti de cara a tu equilibrio mental?” Las respuestas fueron publicadas en la revista BMC Psychiatry.

La mayoría de los pacientes afirmaba sentirse más seguros de sí mismos al tener un perro, pues demostraban que a pesar de su enfermedad mental estaban plenamente cualificados para cuidar de ellos

Para ilustrar las respuestas había tres círculos concéntricos de diferente tamaño. El más pequeño y colocado en la parte central significaba que los miembros incluidos en él, como familiares o amigos, eran de gran importancia para el equilibrio mental del entrevistado. A medida que los círculos eran más grandes la relevancia en este aspecto disminuía. Los resultados fueron claros: el 60% de las personas colocaron en el círculo central a su perro, el 20% en el segundo círculo y solo tres personas del estudio establecieron a sus canes en el último de los círculos.

Muchos de los encuestados hablaron de los beneficios que les brindan sus fieles compañeros, entre los que se encontraban la compañía, la distracción de los síntomas de las enfermedades mentales y la ausencia de voces y pensamientos suicidas, todo gracias a ellos. También sentían mayor seguridad en sí mismos, pues al tener la responsabilidad de cuidar a un perro demuestran que pese a su enfermedad están capacitados para ello.

La mayoría de los entrevistados reconocían tener dificultades en sus relaciones sociales y familiares, o que esta red de amistades era limitada más allá de sus mascotas. En estos casos, explican los expertos, los animales domésticos proporcionan una importante fuente de conexión emocional y compañía, asumiendo una función similar a la de una relación humana. 

Este trabajo junto con el resto manifiestan el gran papel que desempeñan los perros en la vida cotidiana de las personas, especialmente en la de pacientes con algún problema de salud física o mental.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD