PUBLICIDAD

Vinculan el maltrato hacia las mascotas con la violencia de género

Según un estudio ecuatoriano, casi el 95% de las mujeres cuya pareja maltrata a su mascota también padecen violencia de género, y en el 22% de los casos la crueldad contra el animal es utilizada para coaccionarlas.
Escrito por: Natalia Castejón

15/11/2018

Mujer con su mascota

Un estudio preliminar presentado en la Prefectura del Guayas (Ecuador) y que ha sido realizado por miembros de la Coordinadora de Profesionales por la Prevención de Abusos (CoPPA), la propia Prefectura, y el Centro Ecuatoriano para la Promoción y Acción de la Mujer (Cepam), ha revelado que alrededor del 95% de las mujeres ecuatorianas cuya mascota ha sido maltratada por su pareja son también víctimas de violencia de género ejercida por esta misma persona.

La investigación que llegó a estas conclusiones se basa en una serie de entrevistas a 256 mujeres, de las que 130 pertenecían a un centro de apoyo a la mujer. Los resultados mostraron que el 90% de las participantes había declarado haber sufrido algún tipo de violencia por parte de su pareja en los últimos 12 meses, ya sea física o psicológica. Tres de cada cuatro indicaron que con ellos convivía una mascota, de las cuales el 70% fueron maltratadas, siendo el 16% actos graves como romper alguno de los huesos del animal, intentar ahogarlo, o incluso acabar con su vida.

El maltrato animal como método de coacción

El 22% de las mujeres víctimas de algún tipo de violencia indicaron a los investigadores que sus parejas habían hecho daño a sus mascotas como método de coacción o intimidación hacia ellas, pues para el 92% de ellas el dolor que sentían ante el maltrato de su animal de compañía era similar al que hubieran experimentado si se lo hubiesen infligido a sus hijos.

El 49% de las mujeres que sufrían violencia de género retrasaron su separación del agresor por no saber dónde poner a salvo a su mascota

Además, este miedo por lo que la pareja le pudiese hacer a las mascotas hizo que el 49% de las mujeres que también sufrían violencia de género vieran dificultada y retrasada su separación del agresor, al no saber dónde poner a salvo al animal, o por no poder llevárselo consigo al nuevo hogar o centro de acogida.

Con este estudio los investigadores pretenden que se tomen medidas para abordar mejor la violencia de pareja y el maltrato animal, ya que todas las encuestadas afirmaron necesitar ayuda para proteger a sus mascotas y solicitaron que se permitiera a estos animales convivir con ellas en el centro de acogida y apoyo a mujeres.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD