Desarrollan una vacuna ARNm prometedora contra la enfermedad de Lyme

Una nueva vacuna de tipo ARNm ha demostrado ser eficaz en la protección contra la enfermedad de Lyme, pues desencadena una fuerte respuesta inmune frente a la saliva de las garrapatas, evitando la infección.
Escrito por: Natalia Castejón

19/11/2021

Enfermedad de Lyme: vacuna prometedora

Una nueva vacuna de tipo ARNm –como las que se utilizan en la lucha contra el COVID-19– desarrollada por miembros de la Universidad de Yale (EE.UU.), ha demostrado ser eficaz contra la bacteria que causa la enfermedad de Lyme y frente a otras enfermedades transmitidas por la picadura de una garrapata.

Según el estudio que ha dado a conocer su efectividad, publicado en la revista Science Translational Medicine, lo que hace el nuevo fármaco es provocar una rápida respuesta de la piel cuando la garrapata infiltra su saliva en el mordisco, limitando el tiempo en el que el parásito se están alimentando o infectando a la persona, pues se elimina antes.

La vacuna se ha centrado en 19 de las proteínas que se encuentran en la saliva de la garrapata Ixodes scapularis, que transmite el patógeno Borrelia burgdorferi, responsable de la enfermedad de Lyme. El fármaco ha sido probado en cobayas, pues es un animal que comparte algunas características con el humano y que es capaz de infectarse con el agente de la enfermedad de Lyme.

La vacuna hace que la zona mordida por la garrapata se enrojezca rápidamente, alertando de la picadura, lo que se reduce el tiempo que el parásito está alimentándose

Los resultados del trabajo indicaron que los animales vacunados presentaron un rápido enrojecimiento en la zona de la picadura de la garrapata, en comparación con los que no habían recibido el fármaco. Además, ninguna de las cobayas desarrolló la enfermedad de Lyme si se habían eliminado las garrapatas tras el enrojecimiento, mientras que el grupo de control sí que se infectó tras eliminar al parásito.

Los animales vacunados no se infectaron incluso sin eliminar la garrapata

Cuando una garrapata infectada mordió a los animales del estudio que habían recibido la vacuna y no se eliminó, ninguno de los animales vacunados se infectó, en comparación con el 60% de las cobayas de control que sí lo hicieron. No obstante, la protección se redujo en los animales inmunizados si eran tres las garrapatas que permanecían adheridas al animal.

“La vacuna mejora el reconocimiento de garrapatas, convirtiendo parcialmente una picadura de garrapata en una picadura de mosquito. Cuando sientes la picadura de un mosquito, lo aplastas. Con la vacuna, hay enrojecimiento y probablemente picazón, por lo que puede reconocer que ha sido mordido y puede arrancar la garrapata rápidamente, antes de que tenga la capacidad de transmitir el B. burgdorferi”, expone Erol Fikrig, principal autor de la investigación.

Estos hallazgos son importantes, pero los autores recalcan la importancia de que se sigan llevando a cabo estudios sobre el tema para conocer maneras en que las proteínas presentes en la saliva de las garrapatas podrían prevenir infecciones. Además, indican que hay muchas enfermedades que se transmiten por picaduras de garrapatas y que de comprobarse sus resultados en humanos, esta vacuna también podría usarse junto con otra basada en patógenos más tradicional, lo que aumentaría su eficacia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD